Revista Proceso

Una retina privilegiada

Fallecido hace un año en Viernes Santo, el entonces jefe de Fotografía de Proceso marcó a toda una generación con su trabajo, como cuando en 1986 tomó la icónica imagen de los pies de Judas, ahorcado de un árbol en la escenificación del Viacrucis en Iztapalapa.
domingo, 17 de abril de 2022 · 11:00

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Erigido como uno de los mejores periodistas gráficos de México, Marco Antonio Cruz dotó su obra con un alto valor estético y gran compromiso social. Fallecido hace un año en Viernes Santo, el entonces jefe de Fotografía de Proceso marcó a toda una generación con su trabajo, como cuando en 1986 tomó la icónica imagen de los pies de Judas, ahorcado de un árbol en la escenificación del Viacrucis en Iztapalapa. Un año antes, cristalizó en la memoria popular las ruinas dejadas en Tlatelolco, causadas por el gran sismo del 19 de septiembre. Esfuerzo permanente, la labor fotográfica de Marco Cruz también exhibió a los icónicos personajes del poder.

Marco Antonio Cruz en Xalapa.

El sismo de 1985.

Comentarios