Mujeres toman un barco por asalto en propuesta de teatro virtual

martes, 28 de julio de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El teatro transmitido por medios digitales adquiere formas muy variadas, y al encontrar una propuesta que –a pesar de tener la pantalla como medio de comunicación– proyecta el misterio del teatro, nos hace sonreír. El concepto escénico, la conexión de los espacios, la textura del trabajo actoral y ese algo más que fascina, es lo que hallamos en la pieza Mujeres decididas e insistentes que lavan y remiendan sus propios calzones. Valentina Sierra dirige y realiza la dramaturgia haciendo una versión libre del cuento “La isla desconocida” del portugués José Saramago. Recupera la esencia del cuento y del recorrido episódico de un personaje para cumplir su sueño: el de embarcarse e ir a la búsqueda de esa isla. La propuesta tiene gran variedad de recursos a partir del collage visual y de los espacios desde donde los personajes existen, así como de las formas que encuentran para multiplicarlos. Es un castillo, un lago, un jardín, unas puertas y ventanas que se abren y se cierran. Son tesituras de papel, dibujos recortados, fotografías montadas, paisajes entrecruzados según vayan sucediendo las conversaciones y caricaturas que hablan. La pieza nos traslada a esa forma narrativa infantil donde los personajes y los objetos se llaman por lo que hacen o significan, o donde se pasa de una información a otra con esa reiteración de cuando se juega con la memoria. La protagonista vence poco a poco los obstáculos, para luego darse por vencida y que sean las demás las que la vuelven a levantar. Ella se planta frente a la puerta del castillo para pedirle al rey que le regale un barco. Las ventanas del castillo se abren para mostrarnos a sus habitantes. La encargada de la limpieza, la cocinera, la que teje, el súbdito y el rey (que podría ser reina). Los personajes son mujeres actrices que, desde sus espacios íntimos, los interpretan y los crean. Buscan el vestuario de esos cuentos clásicos, y desde el exterior de su ventana o la puerta de sus casas nos guían por una historia de ilusión y realidad. Amanda Schmeltz –con esa presencia y determinación que convence a todo el que la observa–, Mariana Gajá, Micaela Gramajo y Julia Arnaut, entre otras, caracterizan con libertad a su personaje y lo interpretan jugando con el cómic, el naturalismo y la fantasía. Valentina Sierra también participa como actriz, y desde el concepto de la propuesta transforma el cuento de Saramago en una historia de mujeres; ellas juntas pueden salir del aislamiento e ir tan lejos como su imaginación lo permita. Van hacia lo desconocido, hacia esa isla a la que La Mujer decidida las ha guiado con su ejemplo de determinación. Es una historia sencilla pero elocuente, con metáforas y recovecos simbólicos, en donde dicen mucho sin decirlo. El diseño visual y la edición del video de Gabriel Zapata son ricos en formatos, dándole a la historia dinamismo y atractivo visual. El diseño sonoro y de composición musical está a cargo de Yurief Nieves. En la obra digital se resuelven técnicas actorales específicas que requieren la fragmentación, como es la coincidencia de perspectivas y la mezcla de texturas. Mujeres decididas e insistentes que lavan y remiendan sus propios calzones es una pieza coproducida por la Compañía Puño de Tierra, Teatro UNAM y la Compañía Nacional de Teatro, y se encuentra en la plataforma teatrounam.com.mx. Ellas son mujeres autosuficientes que no temen cruzar las puertas y lanzarse hacia el exterior; que rompen con su mundo privado, se alían y se hacen cómplices en la búsqueda de una tierra mejor para las mujeres. Como menciona La Mujer decidida: “A mí me gusta imaginarme lo que no habrá”.

Otras Noticias