'Cuttin’ it”, sobre la mutilación genital femenina

martes, 22 de septiembre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Mutilar los genitales de las niñas es una práctica que actualmente se realiza y sigue siendo un hecho escandaloso, no sólo por la violencia que significa contra las mujeres, sino por las consecuencias físicas que les provoca; los dolores y las incapacidades que tendrán a lo largo de sus vidas. El Teatro Mexicano Monterrey, conformado por Mayra Vargas, Elvira Popova y Kagua Treviño, se lanzó a la puesta en escena de la obra Cuttin’ it, de la dramaturga británica Charlene­ James. El proyecto del grupo, que se presentó de manera virtual dentro de la Temporada de Teatro de Conarte, fue ganador el año pasado de la convocatoria Taking the Stage del Consejo Británico México, y seleccionado para recibir apoyo para la producción. En 2019 realizó una lectura dramatizada en Casa Musa y se estrenó en la Teatrería de la Ciudad de México. Aunque la pandemia dejó suspendidas las funciones presenciales, se seguirá presentando de manera virtual en distintas plataformas más. Cuttin’ it, dirigida por Mayra Vargas con la traducción de Roberto Cavazos, las actuaciones de Debby Báez y Yésica Silva, el vestuario de Fernanda Villarreal y la dramaturgista y productora Elvira Popova, es una propuesta escénica arriesgada y exitosa. Sus retos logrados y el juego de pantallas, el diálogo cruzado, las narraciones interiores y las imágenes creadas a lo largo de la obra, nos llevan a un resultado creativo y potenciador del mismo texto a perfeccionarse aún más. https://www.proceso.com.mx/648348/tuvimos-un-cuerpo-obra-de-stefanie-izquierdo A pesar de que la problemática pudiera llevarlas al melodrama o al dolor extremo, tanto la autora como la directora utilizan diferentes recursos narrativos y visuales para distanciar al espectador y observar, desde el punto de vista de dos mujeres jóvenes, las distintas maneras de vivir esa tradición y la experiencia de ser migrante de Somalia en Gran Bretaña. Son dos mujeres-niñas que narran sus pensamientos y sus quehaceres de manera simultánea. Charlene James, con monólogos interiores y paralelos, nos va llevando por dos días decisivos en la vida de Muna e Iqra. Ambas toman el mismo camión a la escuela y se piensan una a la otra, se identifican por tener el mismo origen y vivir el racismo que las excluye o margina de la vida cotidiana de ese país, al que una llegó a los tres años y la otra a los 15. En la narración se entreveran los universos de cada una al igual que sus vidas. Hablan apenas en el camión, interpretan equivocadamente lo que la otra siente, y encuentran en la nueva amiga un espejo que en principio quieren atesorar y después estrellarlo para borrar o resarcir el daño que les infligieron a ellas o a un ser querido. Mayra Vargas incorpora elementos del teatro documental contemporáneo, como la mesa donde se colocan diferentes elementos con lo que interactúan y proyectan en la pantalla. Vemos desde un plátano o agua corriendo, hasta los utensilios que se usan en los cortes. Se quedan las imágenes impregnadas en nuestra mente, como las de una navaja, una aguja que cose con hilo rojo la parte íntima de un calzón femenino y el agua manchada de sangre. También el circuito cerrado nos acerca o nos aleja de los personajes; podemos descubrirlas escondidas en algún lugar y ver en primer plano su cara proyectada en la pantalla, mientras hablan. Las acciones y visiones que crean se alejan de la ilustración para conformar un corpus metafórico, aleatorio y contemporáneo. Las actrices, con una interpretación verosímil, viven su verdad y nos involucran en la historia de principio a fin. Cuttin’ it es un trabajo poderoso que nos ofrece este gran equipo y nos revela una realidad que es necesario sacar a la luz y que representa una violencia aterradora, más, hacia las mujeres. https://www.proceso.com.mx/644309/desde-la-intimidad-de-su-cama-hasta-la-tuya-columna-estela-lenero

Otras Noticias