Gobierno alemán compra en 5 millones de euros la base de datos de Mossack Fonseca

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En su estrategia de combate contra la evasión fiscal, el gobierno alemán compró por 5 millones de euros la base de datos que contiene los archivos internos del despacho panameño Mossack Fonseca, la cual dio pie a la investigación global Panamá Papers, ganadora del premio Pulitzer este año y a la que participaron más de 100 medios de comunicación, entre ellos Proceso.

La investigación global, publicada en abril de 2016, exhibió el entramado de entidades offshore incorporadas por personajes poderosos –entre ellos jefes de Estado, políticos, empresarios y criminales– en decenas de jurisdicciones consideradas como paraísos bancarios y fiscales.

De acuerdo con la agencia de noticias DPA, la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA, por sus siglas en alemán) creó un nuevo grupo de investigadores que analizará los 11.5 millones de archivos internos de Mossack Fonseca, pues además de los miles de ciudadanos alemanes que aparecen en la base de datos del despacho panameño, Mossack Fonseca tuvo tratos con 28 bancos de ese país.

El periódico alemán Süddeutsche Zeitung, que obtuvo los archivos internos de Mossack Fonseca de una fuente anónima y los compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), recordó que funcionarios alemanes viajaron a Panamá la semana pasada y se reunieron con las autoridades que catearon las oficinas de Mossack Fonseca.

A un año de la salida de Panamá Papers se generaron más de 4 mil 700 artículos periodísticos en un centenar de países. Las autoridades tributarias y criminales de 79 países abrieron más de 150 investigaciones que abarcan a más de 6 mil 500 contribuyentes sospechosos de utilizar los paraísos fiscales para evadir impuestos o lavar dinero.

En México, Proceso y Aristegui Noticias participaron en la investigación global y revelaron, entre otros, las estructuras offshore utilizadas por Juan Armando Hinojosa Cantú –el amigo del presidente Enrique Peña Nieto, quien financió la polémica “Casa Blanca” de la pareja presidencial– para operar más de 100 millones de dólares en distintas cuentas bancarias.

Proceso exhibió las redes de empresarios –y sus conexiones políticas–, contratistas del gobierno, despachos de abogados y poderosas familias que participaron en la industria offshore.

Incluso, un reportaje de Proceso sobre una estructura internacional utilizada por integrantes de los “Cuinis” –un grupo criminal socio del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG)–, condujo a la detención de once personas en Uruguay, entre ellos Gerardo González Valencia, líder del cártel.

Los dos fundadores de Mossack Fonseca, Jürgen Mossack y Ramón Fonseca, fueron encarcelados el pasado 9 de febrero en Panamá, acusados de lavado de dinero. En abril pasado obtuvieron su libertad bajo fianza.

Comentarios