Rechazan pruebas en favor de Cavallo; en tres meses, la sentencia

México, DF – El juez uno de Distrito, Jesús García Orozco, rechazó la documentación presentada por la defensa de Ricardo Miguel Cavallo, exmilitar argentino acusado de tortura y genocidio, sujeto en este país a un proceso de extradición para enfrentar la justicia en España

La documentación presentada por el abogado de Cavallo, Manuel Plata, corresponde a un juicio por genocidio que, presuntamente, enfrentó el exmilitar en Argentina en 1983 y con la cual la defensa busca obtener un amparo contra la extradición, concedida en febrero pasado por la Secretaría de Relaciones Exteriores del gobierno mexicano

Sin embargo, el juez rechazó las presuntas pruebas de la defensa por considerar que estaban fuera de tiempo, y a partir de este miércoles empezó a correr el plazo legal de tres meses para que García Orozco resuelva si se le concede o no el amparo

A las afueras del juzgado acudieron, como ya es usual, miembros de organizaciones de argentinos residentes en México y representantes de la organización Madres de Plaza de Mayo, que agrupa a mujeres que buscan a sus hijos desaparecidos por la dictadura militar argentina

En solidaridad, Rosario Ibarra de Piedra — presidenta del Comité Eureka, que desde hace años realiza una activa lucha por la causa de los desaparecidos en México– acudió a manifestarse por la pronta extradición de Cavallo, también conocido como Sérpico o Marcelo, en sus tiempos de militar

Cavallo, quien hasta el año 2000 fungió como director del Registro Nacional de Vehículos (Renave), fue detenido el 24 de agosto de ese año por la Interpol, luego de que una investigación del diario Reforma develara que el entonces funcionario ejecutó secuestros y torturas en la Escuela de Mecánica de la Armada (Esma), uno de los principales centros de detención clandestinos de la dictadura militar impuesta en Argentina de 1976 a 1983

También en el 2000, el juez español Baltasar Garzón solicitó a México la extradición del argentino –para ser juzgado como responsable de la comisión de delitos de genocidio, tortura y terrorismo contra ciudadanos españoles víctimas de la dictadura–, ante lo cual accedió, el 2 de febrero pasado, la Secretaría de Relaciones Exteriores

Sin embargo, el 23 de ese mismo mes la defensa de Cavallo presentó un recurso de amparo, por lo que el caso se remitió al Juzgado Primero B en esa materia, a cargo de García Orozco, motivo por el cual la extradición se ha demorado ya más de diez meses

Los manifestantes pidieron, mediante carteles y consignas, que la sentencia del juez sea a favor de la extradición a España

A la audiencia pudo entrar una comisión de cinco de los manifestantes, entre los cuales estaba Laura Bonaparte, miembro de la organización argentina Madres de Plaza de Mayo, quien durante la dictadura perdió a su marido y a dos de sus hijas

Junto con Bonaparte, quien viajó de Buenos Aires a esta ciudad sólo para presenciar la audiencia, estuvo Laura Villaflor, joven de 23 años, quien perdió a sus padres en la Esma

La audiencia se prolongó durante dos horas y 30 minutos, de la 13:10 a las 15:40 horas, tiempo en el que los manifestantes –todas las mujeres portando en la cabeza el velo blanco distintivo de las Madres de Plaza de Mayo, que significa el pañal de sus hijos desaparecidos– lanzaron consignas contra Cavallo y marcharon alrededor de la plaza Mariano Otero, del Palacio de Justicia, sosteniendo a su vez carteles en los que exigían la extradición del acusado

De no concederse la extradición del exmilitar a España y permitírsele volver a Argentina, las leyes aprobadas durante el régimen de Carlos Menem llamadas de Obediencia Debida y de Punto Final impedirían a Cavallo ser juzgado por los crímenes que, según numerosos testimonios, cometió en contra de la población civil argentina

En el transcurso de los meses pasados se ha rumorado con insistencia que existe un plan, orquestado desde las altas esferas del poder en Argentina, para conseguir la extradición de Cavallo a ese país, para luego ponerlo en libertad

Las madres de Plaza de Mayo mostraron su insatisfacción y descontento por la excesiva duración del proceso de extradición y por los continuos aplazamientos de la sentencia Argumentaron que en el caso de varios etarras solicitados por la justicia española, las peticiones de extradición no estaban tan sólidamente sustentadas como la de Cavallo y aun así la justicia mexicana actuó con celeridad para enviar a dichas personas a España19/12/01

Comentarios