Descubre el INAH dos imágenes más en los murales de Bonampak

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) descubrieron un par de elementos pictóricos en los murales mayas de Bonampak, 50 años después de su descubrimiento.
A través de un comunicado, el INAH dio a conocer que el hallazgo se realizó durante los más recientes trabajos de restauración efectuados por especialistas.
De acuerdo con el INAH, pese a que ha pasado ya medio siglo del descubrimiento de los murales, aún se desconoce todo “potencial informativo y estético”, y que prueba de ello son los más recientes hallazgos.
Bonampak es un sitio arqueológico de la cultura maya ubicado en la selva Lacandona, en el municipio de Ocosingo, a unos 30 kilómetros al sur de la las ruinas de Yaxchilán y de la frontera con Guatemala.
Se trata de una pequeña zona arqueológica, que fue dependiente de Yaxchilán. Todas las estructuras del sitio parecen haber sido construidas entre los años 580 y 801 antes de Cristo. Fue descubierta por los exploradores Giles Healy y Carlos Frey entre abril y mayo de 1946, quienes fueron informados por los indígenas lacandones sobre la existencia de dicho lugar. Como en muchos otros casos, los indígenas ya conocían la ubicación del sitio, y el hallazgo se atribuye hoy a los lacandones José Pepe Chambor y Acasio Chan.
En Bonampak existen varios edificios de tamaño mediano que circundan la plaza central; algunos de ellos poseen estelas muy bien labradas. Sin embargo, debe su fama a los murales que se localizan en uno de sus edificios conocido como “El Templo de las Pinturas”, aunque su nombre técnico es “Edifico 1”.
Se trata de un edificio con tres cuartos completamente pintados durante el periodo clásico, conocido por su cerámica y otros ejemplos menores.
Los más recientes hallazgos de estos murales son dos pequeños elementos pictóricos detectados en “El Templo de las Pinturas” que no estaban en los registros; uno de ellos fue detectado en el muro este, y el otro, en el muro noroeste de la bóveda del Cuarto 3 de ese conjunto. Según el INAH, permitirán una nueva lectura de la obra pictórica.
Asimismo, en el muro oeste, el Instituto dio a conocer que se “redescubrió” la imagen de un personaje que, en décadas anteriores, ya se había registrado gráficamente, pero que no se apreciaba porque estaba cubierto por concreciones de sales.
De este descubrimiento da cuenta el nuevo número de la publicación semestral Intervención, revista internacional de conservación, restauración y museología”, editada por el INAH, en la que se abordan las acciones emprendidas para la preservación de este conjunto pictórico de la época prehispánica, el cual sigue ofreciendo nuevas lecturas.
Los especialistas Haydée Orea Magaña, Gilberto Buitrago Sandoval y Olga Lucía González Correa dan cuenta de los últimos trabajos realizados en “El Templo de las Pinturas”.
El primero de los dos diseños pictóricos descubiertos, es la imagen de una “cabeza frontal y descendente, de rasgos fantásticos”, mientras que el segundo es un “personaje antropomorfo que emerge de las fauces abiertas de una cabeza de serpiente”, los cuales podrían tratarse de un K’inich Ahau (señor del Sol) y una deidad N, respectivamente.
Al par de elementos pictóricos se suma el llamado Personaje 29 —de acuerdo con la nomenclatura usada en el registro—, que no se apreciaba porque estaba cubierto por sales, y refiere al rostro de perfil de uno de los 38 individuos que se observan en la parte media del panel.

Comentarios

Load More