Anonymous y Operación Cártel

MÉXICO, D.F., (apro).- Las redes sociales en México irrumpieron de una manera inesperada en la guerra contra el crimen organizado. Desde que el pleito entre Los Zetas y el cártel del Golfo –según la versión oficial– ha bañado de sangre a Veracruz, Tamaulipas, Coahuila y Nuevo León, tres han sido los usos de las redes sociales:

a) Mecanismo de información alternativa ante la cerrazón de las autoridades oficiales.

b) Contrapunto de las versiones de los cárteles y de las policías, pero también voluntarios o involuntarios mecanismos para generar pánico y temor.

c) Plataformas de protesta de grupos sociales y ciudadanos cansados de la historia que acumula ya más de 50 mil muertos.

La naturaleza misma de las redes sociales las hace difícil de controlar y de uniformar. Su condición de medios binarios, interactivos, autogeneradores de contenidos, cuya inmediatez es eficaz para ciertos casos, pero no suficientes para contar con una información verificada, las hace dinámicas y también susceptibles de ser utilizadas por intereses no explícitos.

Nunca fueron pensadas como mecanismos alternos de información frente a la cerrazón de lo medios. En realidad, más bien Facebook, Twitter, MySpace y los blogs surgieron como plataformas de infoentretenimiento, contacto social, divulgación de agendas personales o dirigidas a audiencias o comunidades especializadas.

Su irrupción como medios de protesta y de información “no controlada” se debe precisamente a la cerrazón de las fuentes oficiales, a la desconfianza ciudadana frente al control excesivo de la prensa y de los medios electrónicos en las “plazas calientes” y a la persistencia del gobierno federal de presentarnos maniqueamente la historia: buenos contra malos, héroes contra delincuentes, “daños colaterales” contra “víctimas prescindibles”.

El primer ejercicio de protesta que alcanzó notoriedad nacional fue la campaña “No+sangre” o “Basta de sangre”, organizada por cartonistas, moneros, periodistas y activistas sociales.

El crecimiento de Twitter en el último año –33% en México, según la más reciente medición– transformó a este microbloggin en un eficaz y atractivo medio para advertir sobre operativos, balaceras, retenes y cuantos riesgos paralelos surgieron de la “guerra” contra el narcotráfico.

Hasta que el gobierno de Veracruz, con Javier Duarte a la cabeza, decidió establecer un “castigo ejemplar” contra dos usuarios de esta red social que divulgaron rumores falsos. Las autoridades veracruzanas, acostumbradas al control mediático, pensaron que con encarcelar a estos tuiteros darían un escarmiento social. Les salió el tiro por la culata. La protesta internacional y nacional colocó a Duarte en el ridículo, al pretender criminalizar a los usuarios de estas redes sociales de la misma manera que lo hace con Los Zetas o los grupos involucrados en el crimen organizado.

Anonymous, una red de hackers y ciberactivistas a escala internacional, demostró el pasado 15 de septiembre su capacidad de movilización y protesta al saturar distintas páginas del gobierno federal, entre ellas las de la Defensa nacional, Presidencia de la República, PGR y SSP, en protesta por la inmovilidad en la guerra contra el narco. Fue la llamada Operación Independencia.

“Somos Anonymous. Somos legión. No perdonamos. No olvidamos”, es la frase de este movimiento internacional con una gran capacidad para incidir en redes sociales y páginas webs. Han alcanzado renombre internacional al defender a Julian Assange, líder de Wikileaks, y declararse enemigos de los enemigos del ciberactivista, en especial las instituciones bancarias que han bloqueado el acceso a los recursos de Wikileaks.

Desde principios de octubre, un video subido a Youtube –otra red social– difundió un comunicado de Anonymous. Sus integrantes amenazan a Los Zetas con dar a conocer sus vínculos con la prensa y la policía si no liberan a uno de sus miembros. “Estamos cansados del grupo delictivo de Los Zetas que se han dedicado a secuestrar, robar y extorsionar”.
Advirtieron que actuarán este viernes 4 de noviembre si el activista secuestrado no es liberado. “Nosotros no podemos defendernos con un arma, pero podemos hacer esto con sus carros, casas, antros, bares y centros nocturnos”, se escucha en el video.

En un primer momento, Anonymous decidió este martes suspender la llamada Operación Cártel (#OpCartel) contra Los Zetas por el “altísimo riesgo” que representa para sus miembros.

En la tarde rectificaron. A través de su blog oficial Anonymous Iberoamérica, anuncian la Operación Cártel, pero no concentrada sólo a Los Zetas, sino a todos aquellos “que se dedican al narcotráfico y sus relaciones con los gobiernos, especialmente el gobierno de México y otros países, y las agencias antidrogas de la Unión Americana”.

“Ahora esto es internacional. Es global. Pueden intentar detener a los Anónimos en México, Centroamérica y tal vez en Estados Unidos, pero no pueden detener a Anonymous como una idea mundial, como un espíritu global al que no le pueden disparar, al que no pueden quemar en ácido”, advierten en un comunicado de este martes 1 de noviembre.

Increpan a Los Zetas: “Terminen con su régimen de terror. Sabemos que estamos arriesgando vidas, pero preferimos morir de pie a vivir una vida arrodillados. No sabemos quién o qué está en realidad detrás de ustedes. Pero créanos, lo sabremos. Casi nunca fallamos”.

La decisión de Anonymous surge después de una serie de advertencias sobre los riesgos que una operación de este tipo genere más asesinatos o que el enemigo se desdoble y, en lugar de enfrentar sólo a una banda del crimen organizado, también enfrenten a las autoridades interesadas en involucrarse y controlar a este grupo y la información que se difunda en Internet.

Este es el verdadero dilema bajo las actuales circunstancias. Las pretensiones por controlar, manipular, restringir y hasta criminalizar el libre flujo de las redes sociales no son privilegio de un puñado de gobernadores o de grupos criminales. Están en el corazón de una tercera fase de control de daños frente a una guerra que, a todas luces, ha perdido el apoyo y la legitimidad social.

Por lo pronto, The New York Times calculó que este grupo con capacidad de intervenir comunicaciones cibernéticas puede tener información sobre alrededor de cien de los principales socios de Los Zetas.

Comentarios: www.homozapping.com.mx

Comentarios

Load More