Surge movimiento ciudadano en Nuevo León que busca candidaturas independientes

MONTERREY, N.L. (apro).- Ciudadanos comunes sin reconocimiento público, sin presencia en medios ni relaciones políticas, pero sí interesados en el país, impulsan una campaña para hacer valer su voz y acceder a candidaturas sin pertenecer a las élites partidistas.

Y para lograr su cometido están dispuestos a acudir a los tribunales.

De lo que se trata es de romper la apatía ciudadana y partidista y sean considerados como una opción política distinta, más cercana a la población, dice Mario Rodríguez Platas, líder de la comunidad gay en Nuevo León, uno de los principales promotores de esta iniciativa.

No obstante, por su lado, Mauricio Castillo Flores, un abogado panista de San Nicolás que pretende llegar al Congreso como candidato independiente, coincide con la propuesta de alentar las candidaturas ciudadanas.

“El 2012 es el año de los ciudadanos y éstos deben imponer su voluntad para acceder a nominaciones, aunque sea por medio de los tribunales, si los partidos no los atienden”, advierte Castillo Flores.

Mientras, Rodríguez Platas anunció la apertura de la página ww.algoquedecirles.com, en la cual exponen sus ideas y presentan una un videoclip de poco más de un minuto de duración, en el cual diferentes personas –entre ellas un sordomudo de nombre Marcelo Espinosa, y una mujer indígena identificada como Esther Cruz, que se expresa en idioma mixteco–, advierten a los dirigentes políticos que no los subestimen y que los tomen en cuenta para participar en los procesos de selección de candidatos.

En el promocional aparecen ciudadanos sin reconocimiento público que se identifican como Reyna Patricia, Aruba Williams, Bertha Quiroz, Manuel Villarreal y Jorge Vásquez. Preguntan a quienes ven el video si los reconocen y si consideran que tienen futuro, si son personas valiosas.

Rodríguez Plata, vocero del Colectivo Nuevo León Incluyente, que agrupa organizaciones civiles de los grupos vulnerables, dice que él quiere ser regidor por Monterrey, por su partido el Revolucionario Institucional. Sin embargo, se queja de que los partidos políticos, incluido el de su simpatía, han sido secuestrados por sus dirigentes que únicamente posicionan en las candidaturas a sus hijos, familiares o a sus amigos.

“Buscamos que la clase política se dé cuenta que quienes la integran no son los únicos que tienen derecho a acceder a un puesto de elección popular. Los ciudadanos comunes y corrientes tenemos ese derecho, que nos han secuestrado esos de la clase política que brincan de un puesto a otro, sin darnos oportunidad a los militantes que no aparecemos en la tele o no tenemos dinero para pagar espectaculares”, lamenta.

Este año en Nuevo León han surgido movimientos ciudadanos que tienen como objetivo obligar a los políticos a cumplir sus promesas y evitar el “chapulineo” (saltar de un cargo a otro sin cumplir los periodos para los que fueron elegidos).

También ciudadanos del estado han emprendido acciones legales para impedir que funcionarios electos dejen sus puestos. Actualmente se dirimen juicios contra los alcaldes de Guadalupe y Monterrey, la priista Ivonne Álvarez, y el panista Fernando Larrazábal, respectivamente, que pretenden dejar sus puestos sin haber concluido sus periodos en pos de nuevos cargos.

Incluso, ya hay una demanda presentada en esta entidad en contra de Josefina Vázquez Mota, aspirante a la Presidencia de México por el PAN, para que cumpla con su mandato legislativo.

Rodríguez Plata, dirigente de la comunidad homosexual nuevoleonesa, considera que este vicio de seleccionar únicamente en la élite, es consecuencia de la indiferencia de los ciudadanos porque, al parecer, no se han dado cuenta del peso que tiene su participación en el juego electoral.

“La política ha sido prostituida por ellos y nos han estado cogiendo durante años sin pagarnos un peso, y me refiero con esto a la reciprocidad. Nosotros los ciudadanos también hemos distorsionado esto, porque al expresar que no nos interesa el tema, permitimos que la clase política haga y deshaga, porque la apatía es el mejor alimento para la forma de trabajar de ellos”, precisa.

Dice que entre los candidatos hay personas valiosas, “pero la mayoría son políticos que calientan el asiento, que hacen grilla barata y cobran un sueldo jugoso”.

Este intento por incluir a los ciudadanos busca contrarrestar el reparto de posiciones que siempre circulan entre los mismos personajes, dice el dirigente gay.

“La muestra más  clara de cómo se rolan los puestos entre ellos es ver quiénes son los candidatos en el PRI y en el PAN a las diputaciones plurinominales. Hay algunos hijos de exgobernadores de los dos partidos. Debemos entender ahora que si seguimos cobijando eso, nos va a llevar el carajo”, advierte.

“La muestra más palpable es la designación de Fernando Larrazabal. El centro de la ciudad vive a oscuras, prevalece la inseguridad, el comercio está muerto y lo premian con una plurinominal de gratis. Ahí se ve la complicidad”, dice.

El mismo caso, reconoce, pasa entre los priistas que se reciclan entre ellos y cuando uno es ignorado, amenaza con salirse del partido, como apunta en referencia a Agustín Serna Servín, dirigente la CROC estatal, que fue relegado en el reparto de diputaciones y que en días pasados amenazó con entregar su voto, según dijo, a quien le “muestre respeto”.

El líder de la comunidad homosexual advierte que cuando sean lanzadas las convocatorias locales él se registrará para ser considerado en las listas para regidores por el PRI en el Ayuntamiento de Monterrey.

Afirma que su aspiración es legítima y no será un “Caballo de Troya”, pero sabe que es necesario que busque la posición a través de un partido político, pues la ley no permite candidaturas independientes.

Anuncia que si le niegan la posibilidad de participar recurrirá al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPFJ), para preservar sus derechos como ciudadano.

El panista Mauricio Castillo se ha sumado al movimiento ciudadano contra los chapulines. Sin tener conexión con Rodríguez Platas, pero sintonizado en su exigencia, el jueves acudió al Instituto Federal Electoral y a la dirigencia local del PRI para pedir que se le retire a la alcaldesa de Guadalupe, Ivonne Álvarez, el registro de la precandidatura al Senado, debido a que el amparo interpuesto por una ciudadana para evitar que deje la alcaldía, la inhabilita para competir en los comicios del 1 de julio.

Castillo dice en entrevista que tras entregar el documento habló con el dirigente estatal del PRI, Sergio Alanís, quien le aseguró que si Álvarez García no responde con efectividad al juicio de amparo, será descartada para participar en las elecciones internas.

Pero también le pide a Larrazabal que desista de su aspiración para ser diputado por la vía plurinominal, como ya lo anunció su partido. Su deber, agregó, es terminar su mandato hasta el 31 de diciembre de este año en el ayuntamiento regio.

Considera que los ciudadanos deben abrirse paso entre los grupos cerrados a través de los medios legales.

“Muchas veces los ciudadanos que no están en las cúpulas, se decepcionan porque no tienen acceso a alguna aspiración. Es importante seguir con el movimiento ciudadano, independientemente del partido para que se nos tome en cuenta, incluso frente a los máximos tribunales. Viendo el ejemplo, muchos querrán seguir ese camino. Por eso digo que este año es el de los ciudadanos”, dice.

Alude al artículo 35 constitucional que le da a todos el derecho a votar y ser votados en el país, donde –reconoce– la política es asunto de pocos.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso