#Yosoy132 exige al gobierno poner fin a criminalización de la protesta social

MÉXICO, D.F. (apro).- El movimiento #YoSoy132 demandó al gobierno mexicano poner fin a la “criminalización de la protesta social” que realizan en todo el país contra la “imposición” del candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto, y exigió garantías a los derechos humanos de sus integrantes.

A través de un comunicado del Comité Jurídico y de Derechos Humanos #Yosoy132, el colectivo de estudiantes condenó las detenciones arbitrarias ocurridas el pasado domingo 22 en León, Guanajuato, y en la capital de Oaxaca, durante la marcha nacional contra la imposición.

“Recalcamos que ejercemos, como movimiento ciudadano, el pleno ejercicio de los derechos y libertades fundamentales de expresión, reunión y asociación, seguridad jurídica, movilización, petición, y sobre todo exigimos el respeto del derecho a la integridad física”, se lee en el texto.

El movimiento exigió a las autoridades de Guanajuato y Oaxaca restituir a los estudiantes detenidos como ciudadanos “libres de cualquier infamia” y sancionar a quienes violaron sus derechos humanos.

#YoSoy132 consideró que durante las marchas realizadas en todo el país hubo un uso injustificado y desproporcionado de la violencia contra sus integrantes.

Por ejemplo, señaló que en la marcha de Oaxaca el contingente fue agredido con gas lacrimógeno y amenazas verbales que derivaron en la detención de 23 jóvenes, algunos de ellos menores de edad, mientras que varias mujeres sufrieron hostigamiento y amenazas de violación sexual.

El colectivo afirmó que los detenidos refirieron haber sido golpeados y recibido descargas eléctricas durante su detención. Añadió que si bien los jóvenes ya fueron liberados, ello no resta importancia al hecho de que sus derechos humanos fueron transgredidos y, además, temen por su integridad física por las amenazas que recibieron.

En el caso de los seis jóvenes detenidos en Guanajuato, la organización estudiantil refirió que fueron aprehendidos de manera irregular y agresiva por presuntamente afectar el tránsito vehicular, y en lugar de trasladarlos de inmediato a la Central de Policía, los “pasearon” durante tres horas en una patrulla.

Cuando finalmente llegaron a la central de la policía, los acusaron de alteración del orden e insultos a la autoridad, por lo que les asignaron una sanción de 24 horas de arresto sin derecho a fianza. Fueron liberados alrededor de la una de la tarde de este lunes.

El movimiento estudiantil reiteró su condena al uso injustificado y desproporcionado de la fuerza, detención arbitraria, tortura y represiones que atenten contra la libertad de expresión y la libre manifestación de ideas.

Asimismo, exigió la reparación inmediata y adecuada de daños a los estudiantes afectados, “que incluya restitución, rehabilitación e indemnización económica justa y adecuada a las personas que han sido liberadas.

“Además, exigimos que los funcionarios del Estado mexicano desistan de seguir menoscabando la presunción de inocencia y relación con los detenidos del movimiento en el estado de Oaxaca, Guanajuato y Distrito Federal”, concluye el texto del colectivo.

Comentarios