Indígenas rarámuris esperan justicia… desde hace 85 años

CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Alrededor de 200 indígenas rarámuris de las comunidades Bekéachi, Wawatzérare-Bakuséachi, Chinéachi y Narárachi, municipio de Carichí, celebraron este viernes el tercer aniversario luctuoso de su defensor Ernesto Rábago Martínez –asesinado el 1 de marzo de 2010 en esta capital–, con una marcha y una misa en las que exigieron el esclarecimiento del crimen y denunciaron el acoso de que son víctimas por parte de “caciques mestizos” que amenazan con arrebatarles sus tierras.

Asimismo, celebraron los 85 años de la fundación de la comunidad Beaqueachi, que lucha por la preservación de los bosques y la posesión de las tierras que habitan desde tiempos ancestrales.

“No queremos despensas, tenemos hambre de justicia”, dijeron dos centenas de indígenas durante la marcha de aniversario luctuoso.

Los rarámuri viajaron a la capital de Chihuahua para exigir justicia para sus tierras, y por el asesinato del abogado y activista Rábago Martínez.

La conmemoración inició con una misa presidida por el obispo de la Diócesis de la Tarahumara, Rafael Sandoval Sandoval, quien los conminó a continuar en la defensa y cuidado de la libertad, tierra, unidad e identidad.

“Deben cuidar y defender su tierra de gente mala muy ambiciosa, porque es de ustedes, porque son pueblos originales de Chihuahua. Cuiden los árboles de la gente mala muy ambiciosa que se quieren quedar con la poca madera que tiene la sierra. Cuiden que no siembren la hierba que hace daño, la marihuana, porque los que la siembran han puesto al dinero como su dios, y quien así lo hace, es gente que va a matar”, les dijo el obispo.

Sandoval alertó que de acuerdo con expertos, la sierra Tarahumara está “en punto cero”, que es “es cuando dicen que está a punto de llegar a ser un lugar desértico irreversible”.

Después de la misa, caminaron del templo Sagrada Familia rumbo al Palacio de Gobierno, “para que nuestros hermanos de Chihuahua sepan que existimos y que exigimos justicia”.

Durante 18 años, el ejido Bakéachi ha defendido su territorio ante los tribunales agrarios y en contra de los ganaderos mestizos de Nonoava y de Carichí, explicó Estela Ángeles Mondragón, abogada de la comunidad y viuda de Ernesto Rábago.

Recordó que el año pasado les regresaron 12 mil hectáreas de las tierras de Bakéachi a los indígenas. Sin embargo, lamentó que ahora ya se encuentran invadidos, y dijo que por esa situación los indígenas viven bajo amenazas y hostigamiento por parte de los caciques, Jesús María Sandoval, Abraham Palma, Armando Sandoval y Socorro Olivas.

La abogada refirió que los rarámuri llevan 85 años en resistencia, en lucha constante por la defensa de su territorio.

“Denunciamos que no existe una actuación legal clara y definida de las autoridades federales, estatales y municipales, involucradas en estos asuntos para solucionar los conflictos agrarios, sino al contrario, han sido muchas veces omisos y, en ocasiones, han obstaculizado la aplicación de la justicia”, indicaron los gobernadores de la comunidad.

Del asesinato de Ernesto Rábago, no hay avances ni responsables. “No venimos a pedir korima (peso, limosna); no venimos a que nos vean desde arriba, estamos aquí para exigir justicia y respeto”, subrayaron.

El grupo de indígenas bailó frente a Palacio de Gobierno, el baile tradicional “Fariseo”, donde pelean de manera simbólica soldados contra fariseos; ceremonia tradicional durante la Cuaresma y Semana Santa.

“Para nosotros bailar es vivir, es orar, es celebrar y es construir comunidad. No estamos aquí para los turistas, no estamos aquí para que nos saquen fotos en los periódicos, estamos aquí porque queremos decirles a todos que exigimos lo que es de nosotros, para decirles gracias (matétera ba) a los que nos a ayudan y recordarles a todos que la justicia se exige, que protestar es nuestro derechos y que la represión a nuestras demandas es un delito”, dijo José Ventura Juan, segundo gobernador de Bakéachi.

Por otra parte, el obispo de la sierra Tarahumara, Rafael Sandoval Sandoval, denunció que en esta región chihuahuense hay lugares intransitables por el control que ejerce la delincuencia organizada.

“Sobre la seguridad del país, el gobierno está haciendo buenos intentos, poniendo su empeño en un campo importante. Sin embargo, la inseguridad desgraciadamente continúa”, advirtió con frases cortas y sin mucha explicación.

Señaló que aún hay mucho miedo de la gente que vive en la sierra para recuperar los espacios que eran de todos; y ese miedo es causa y efecto de la violencia, en muchos casos.

El obispo indicó que no se trata de un problema sólo del crimen organizado, sino social e institucional.

Advirtió que nadie va a detener el trabajo de la Iglesia, porque es un ministerio difícil; pero están convencidos de la opción que tomaron.

“Desde que opté por esta vida, mi trabajo está lleno alegría, nadie me obligó”, afirmó el obispo.

Comentarios

Load More