Denuncian amenazas contra Yakiri, encarcelada por matar a su abusador

MÉXICO, D.F. (apro).- La pesadilla para Yakiri Rubí Rubio Aupart no termina aún. La joven de 20 años, acusada de matar al sujeto que supuestamente la secuestró y abusó de ella, es ahora víctima de amenazas en el penal de Santa Martha Acatitla, donde se encuentra recluida desde la segunda semana de diciembre.

Ana Catiria Suárez Castro, su abogada, denunció lo anterior y aseguró que dichas amenazas provienen de enviados de la familia de Miguel Ángel Ramírez Anaya, el sujeto de 37 años que ultrajó a la adolescente y que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) niega que la violación se haya producido.

Ayer, Yakiri fue declarada formalmente presa por el presunto delito de homicidio por la juez 68 Penal del DF. La defensa alista la apelación.

“Yakiri hoy en día dentro de la prisión sigue tratando de salvar su vida porque es amenazada de muerte constantemente por gente que le dice ser enviada por esta familia”, declaró la abogada en entrevista con Radio Red.

Según la Subsecretaría del Sistema Penitenciario del Distrito Federal, Yakiri está en un área de protección en la zona de Ingreso del Centro Femenil de Santa Martha y “es monitoreada constantemente, conforme a los protocolos de seguridad”.

Además, informó en un comunicado que la joven fue certificada médicamente y que se encuentra acompañada por personal de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

En opinión de la abogada de Yakiri, lo más grave es que la joven es señalada no sólo por homicidio, sino por homicidio calificado, con base en una carta que –dijo– en efecto existe pero fue escrita por un amigo de Yakiri que también se llama Miguel.

La carta, sostuvo, se está usando como evidencia y no fue sometida a una prueba de grafoscopía.

“Desgraciadamente Yaki tiene un amiguito del colegio que se llama Miguel y le mandó una carta, pero nunca se realizó un peritaje en grafoscopía para hacer la comparación de las letras.

“Incluso lo llevamos al juzgado para que hablara con el juez y dijera ‘yo soy el que la escribió, (la carta), hágame una prueba de grafoscopía’”, afirmó Suárez Castro.

En efecto, el procurador general de Justicia, Rodolfo Ríos Garza, afirmó que el día del incidente Yakiri llevaba dos cartas escritas por Miguel Ángel, que evidencian la relación sentimental que sostenían.

También dijo que se cuenta con testimoniales que refieren que Yakiri entró por su voluntad al hotel Alcázar donde según su dicho fue llevada por la fuerza por Miguel Ángel y su hermano, quienes la “levantaron” en una motocicleta a punta de navaja.

Según la Procuraduría capitalina hay pruebas que acreditan que Yakiri conocía de tiempo atrás a Miguel Ángel y que no fue llevada por la fuerza al hotel donde asesinó de 17 puñaladas al sujeto que supuestamente la violó.

Entre las pertenencias que hallaron las autoridades en la bolsa de Yakiri había un cuchillo de cocina y un cúter pero, según la abogada, son herramientas que utiliza en su trabajo.

“Llevaba un cúter y un cuchillo cerrado, el cúter es porque ella trabaja en el Centro, en el negocio de sus abuelos y venden artículos y ella abre todas las bolsas, esos artículos están agregados, nunca se han negado, esos artículos no pertenecen ni al lugar de los hechos, no cómo sucedieron. Los encontraron en su bolsa limpios y sin usar porque ella iba a encontrarse con una amiga”, explicó.

Por la tarde, José Luis Rubio, padre de Yakiri, encabezó una protesta de unas 25 personas frente a la sede de la PGJDF donde fue recibido por Ríos Garza para conocer sus argumentos sobre la inocencia de su hija.

Previo a la reunión, el papá de la joven insistió en que fue un error que cambiara la situación jurídica de Yakiri de víctima a presunta responsable pues sólo se defendió de su agresor.

Recordó que su hija fue detenida cuando ella misma acudió a la Agencia 50 del Ministerio Público, para denunciar la violación y cambió su situación a presunta responsable de homicidio cuando llegó a la misma agencia el hermano de Miguel Ángel para acusarla.

“Mi hija estaba muy golpeada, no quería repetir la historia, tenía heridas en las manos, estaba sangrando de la boca, ella tomó el cuchillo por la hoja y entonces no hay huellas digitales en el arma homicida.

“Se le fue a la yugular y entonces ella lo hizo por defenderse y es algo que las autoridades no han sabido sustentar”, sostuvo el señor José Luis Rubio.

Los padres de Yakiri afirmaron que ya interpusieron una queja el pasado viernes 13 ante la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) por la detención de su hija.

El organismo encabezado por Perla Gómez Gallardo informó que se inició la averiguación del caso en la Cuarta Visitaduría a cargo de Claudia González Barba, quien visitó a Yakiri Rubí Rubio el martes pasado y la mañana de este miércoles.

En tanto se desahoga la investigación, la CDHDF emitió medidas precautorias al sistema penitenciario para que se salvaguarde la integridad física y la salud de la joven.

Comentarios

Load More