Irrumpen soldados en funeraria y se llevan el cadáver de líder de los Templarios

MEXICO, DF (apro).- Un pelotón de soldados del Ejército irrumpió la tarde del miércoles 23 en la funeraria Gayosso de la ciudad de Morelia, Michoacán, donde familiares y amigos velaban el cadáver de Samer José Servín Juárez, El Rigoberto, operador financiero de Enrique Kike Plancarte, uno de los líderes de Los Caballeros Templarios muerto en un enfrentamiento con infantes de Marina en el municipio de Colón, Querétaro.

Según fuentes que conocieron del hecho, los soldados se llevaron el cuerpo de El Rigoberto en una camilla ante la sorpresa de los asistentes, quienes no pudieron hacer nada para impedirlo.

“Lo que sabemos es que el nombre de Servín Juárez apareció en el obituario de Gayosso, ubicada en Paseo de La Republica, y que sería cremado el miércoles a las 18:00 horas. Sin embargo, a las cinco de la tarde llegaron los militares con una camilla, sacaron el cuerpo del féretro y lo subieron a un vehículo para desaparecer con él”, según comentaron los familiares a las autoridades.

No obstante, el cadáver del cabecilla de los Templarios aparentemente fue llevado a las instalaciones de la PGJE.

–¿Por qué a la Procuraduría?

–Porque en esa dependencia existe uno de los laboratorios más modernos de México para pruebas de ADN. Ahí se hicieron estos exámenes a Nazario Moreno, El Chayo, y a Francisco Galeana, El Pantera, entre otros, y sabemos que ahí está, pero la Procuraduría está muy hermética por órdenes de la 21 Zona Militar –refieren las fuentes.

Hasta ahora se sabe que el presunto delincuente, por quien la Procuraduría General de la República (PGR) ofrecía una recompensa de 10 millones de pesos, falleció de un infarto.

El operativo castrense tendría por objetivo confirmar la identidad del brazo financiero de los Templarios que operaba en las ciudades de Morelia, Querétaro y Reynosa, Tamaulipas.

El Rigoberto era cercano a Nazario Moreno González, El Chayo, una de las principales cabezas de la organización criminal y quien el 9 de marzo pasado fue abatido por fuerzas federales.

Luego de la muerte El Chayo, el gobierno federal aún ofrece recompensas de entre 3 y 30 millones de pesos por 15 presuntos cabecillas de este grupo criminal.

La recompensa más alta, de 30 millones, es por Servando Gómez Martínez, La Tuta, según el portal de recompensas del gobierno federal. Esa misma cantidad se ofreció a quien brindara información por Dionisio Loya Plancarte, El Tío, quien fue capturado el pasado 27 de enero.

Comentarios

Load More