Amenazada de muerte, por revelar cómo consiguió Qatar ser sede el Mundial

MÉXICO, D.F. (apro).- Phaedra Almajid, una mujer que formó parte del comité de candidatura que otorgó a Qatar la sede del Mundial de Futbol de 2022 y quien testificó en la investigación por las acusaciones de corrupción, informó que ella y sus hijos recibieron amenazas de muerte, razón por la cual está bajo la protección del FBI.

Almajid narró a la cadena Sky Sports News que rindió su testimonio al presidente de la investigación encargada por la Comisión de Ética de la FIFA, Michael García, a quien también presentó pruebas de los actos de corrupción que cometieron los delegados de Qatar para quedarse con la sede. La mujer aceptó colaborar con la condición de que no se difundiera su nombre.

Sin embargo, su identidad fue revelada la semana pasada por Hans-Joachim Eckert, presidente de la Cámara de Enjuiciamiento de la Comisión de Ética de la FIFA, cuando este organismo dio a conocer que el “Informe García” no revela “nada grave” como para retirarle a Rusia (2018) y a Qatar (2022) la sede de los mundiales.

“Creo que los ataques (a través de Internet) vienen de cataríes. Tenían mucha información sobre mí. Me siento amenazada porque Eckert se aseguró, de manera muy calculada, de que mi identidad fuera revelada para intimidarnos a mí y a Bonita (Mersiades, otra mujer que testificó) para que dejemos de hablar de lo que ocurrió en la asignación del Mundial 2022”, declaró.

Almajid y Mersiades trabajaron en el comité de candidatura de Australia. La identidad de Almajid fue revelada, pero no el contenido de lo que testificó.

En tanto, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, advirtió a la Asociación Inglesa de Futbol (FA) sobre las consecuencias legales que enfrentaría si se atreve a publicar íntegramente el “Informe García” donde se detallan los actos de corrupción cometidos para la asignación de las sedes de los Mundiales 2018 y 2022.

El Informe García fue entregado en septiembre, por Michael J. García, abogado y exfiscal federal estadounidense, quien lo elaboró a petición de la FIFA para evaluar si hubo corrupción en el proceso de elección de ambas Copas del Mundo.

La semana pasada, la FIFA hizo pública la investigación, pero se limitó a informar, a través de Eckert, que la investigación reveló “algunos hechos susceptibles de atentar contra la integridad del proceso de atribución de los Mundiales de 2018 y 2022, pero no lo suficientemente graves como para poner en duda la concesión de las sedes.”

Esta conclusión fue rechazada por el autor del informe, quien denunció “una presentación errónea e incompleta” de su investigación y exigió que se presentara completo ante la opinión pública.

Autoridades del futbol mundial pidieron la publicación íntegra del informe, entre ellos el presidente de la UEFA, Michel Platini, y el vicepresidente de la propia FIFA, el jordano Ali Bin Al Hussein.

Según Eckert, los hechos irregulares puestos en evidencia en el Informe García están lejos de alcanzar un nivel que implique reabrir el proceso de atribución de sedes, ni poner en duda a Rusia y Qatar como anfitriones.

 

Comentarios

Load More