Cinco años de impunidad en asesinato de estudiantes del Tec de Monterrey

MONTERREY, N.L. (apro).- Organismos civiles deploraron el estado de impunidad en el que se encuentra el caso de los estudiantes del Tecnológico de Monterrey, Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, asesinados el 19 de marzo del 2010 en el interior del campus central de la institución, en esta ciudad.

Amnistía Internacional México (AI) y Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (Cadhac) demandaron a la procuraduría General de la República (PGR) que concluya la etapa de investigación para que un juez pueda dictar sentencia sobre el homicidio, perpetrado hace cinco años presuntamente por militares.

“Exigimos a la PGR que el caso sea consignado, para que, después de todos estos años de dolor para los familiares de Jorge y Javier, dejemos el laberinto legal y burocrático en el que nos encontramos y, finalmente, obtengamos justicia”, pidió Consuelo Morales Elizondo, directora de Cadhac.

Por su parte, Perseo Quiroz, director ejecutivo de AI en el país, pidió que la instancia federal, en atención a sus obligaciones, concluya la etapa de las indagatorias y consigne el caso ante un juez ordinario, pues los muertos ni sus familiares han recibido justicia.

“Es inaceptable que el caso siga en la etapa de investigación y que el expediente no haya sido presentado ante un juez. Las familias de Jorge y Javier merecen conocer la verdad y tener justicia”, sostuvo el activista.

La noche de los hechos, elementos militares se enfrentaron a tiros con personas que los habían agredido, cuando hacían un patrullaje preventivo por la ciudad.

La balacera entre vehículos llegó hasta las puertas del campus del Tecnológico de Monterrey, donde se encontraban los estudiantes, quienes fueron acribillados por elementos castrenses.

La Secretaría de la Defensa Nacional señaló que las víctimas eran delincuentes que habían atacado a los militares, aunque la Comisión Nacional de los Derechos Humanos determinó que los jóvenes abatidos no portaban armas y que los soldados involucrados en el homicidio habían manipulado la escena del crimen.

Hasta ahora no han sido encontrados los responsables.

Comentarios