Moderación con endeudamiento, emplaza Carstens a Videgaray

MÉXICO, DF, (apro).- La Junta de Gobierno del Banco de México no tiene dudas: A contrapelo de lo que sostiene recurrentemente la Secretaría de Hacienda, insiste en que la economía nacional continúa “débil”, pues la producción industrial bajó severamente en el primer trimestre y “los sectores de las manufacturas no automotrices, la minería y la construcción siguieron presentando un pobre desempeño durante el segundo trimestre del presente año”.

Así consta en la minuta número 37, que recoge el análisis y los comentarios vertidos en la reunión de la Junta de Gobierno del Banco de México, del 30 de julio pasado, con motivo de la decisión de política monetaria anunciada ese día, en la que se mantuvo la tasa de fondeo en 3%.

Casualmente, a esa reunión asistió el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso –que tiene un lugar en esas reuniones, con voz pero sin voto–, y que habitualmente las desdeña y muy pocas veces ha asistido. Por supuesto estuvieron el gobernador del instituto central, Agustín Carstens, y los subgobernadores del banco.

Sin desperdicio lo comentado por los miembros de la Junta de Gobierno de Banxico en relación con la situación actual de la economía mexicana:

Dice la minuta que un miembro de aquella señaló que “la continua recuperación de los servicios se ha visto contrarrestada en parte por la desaceleración industrial.

“Otro agregó que la debilidad en el sector minero petrolero ha afectado a los servicios asociados a esta actividad. La mayoría agregó que las exportaciones han registrado un deterioro respecto de la segunda mitad de 2014.

“Un integrante señaló que sorprende el débil desempeño del sector exportador a la luz de la depreciación de la moneda nacional. Al respecto, algunos puntualizaron que esta debilidad responde, en buena medida, a que la producción industrial estadunidense se contrajo en el primer semestre del año.

“Por su parte, todos los integrantes coincidieron en que la inversión privada se mantuvo débil. Sin embargo, la mayoría sostuvo que el consumo ha registrado un crecimiento moderado, apoyado en parte por la dinámica del mercado laboral y por los bajos niveles de inflación.

“Uno de ellos añadió que las bajas tasas de interés también han impulsado el consumo y otro apuntó que se observó una recuperación en el financiamiento, aunque de forma moderada”.

Lo peor de todo, se desprende de la minuta, es que esa situación puede durar mucho más tiempo.

Lo dice así la minuta: “La mayoría coincidió en que prevalecen condiciones de holgura en el mercado laboral y en la economía en su conjunto. Asimismo, prevé que estas condiciones continúen al menos hasta finales del próximo año”.

Es decir, que seguirá habiendo mucha gente disponible para buscar un empleo y que la economía seguirá muy por debajo de su potencial de crecimiento.

También hubo una crítica puntual a la Secretaría de Hacienda: que debe mantener un marco macroeconómico sólido, toda vez que sólo así podría “preservarse la confianza en la economía del país y a que el componente de ‘riesgo país’ en las tasas de interés permanezca bajo en un entorno externo en el que las condiciones financieras serán más astringentes”.

Un miembro, según la minuta, dijo que para mantener un marco macroeconómico sólido sería necesario consolidar los esfuerzos recientes en el ámbito fiscal.

En concreto, pidieron a Hacienda que no se siga endeudando tan aceleradamente como lo ha estado haciendo: “Es importante que la razón de deuda pública a PIB se estabilice e incluso descienda, en cumplimiento con las proyecciones gubernamentales”.

Y sin mencionar directamente el fracaso de la primera fase de la Ronda Uno de licitaciones de campos petroleros, los hombres del Banco de México, en su mayoría, pidieron que “en adición al fortalecimiento de las finanzas públicas, también es necesaria una implementación eficaz de la reforma petrolera”.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso