Balaceras en Guanajuato dejan al menos siete personas muertas

GUANAJUATO, Gto. (apro).- En un aparente ajuste de cuentas relacionado con el robo de hidrocarburos, seis personas –entre ellas tres mujeres– murieron acribilladas la noche del miércoles en dos hechos relacionados, en una forrajera y un negocio de comida en el municipio de Pénjamo, al sur del estado.

En el segundo caso se suscitó una balacera entre un grupo que ingresó al local y varios comensales que ahí se encontraban.

En Yuriria, otro hombre también fue acribillado anoche en el exterior de unos locales comerciales en la comunidad de San José de Cerano, poco después de las nueve de la noche.

El primer incidente ocurrió cerca de las cuatro de la tarde del miércoles, en una forrajera ubicada en la carretera federal 37, frente a la comunidad La Quesera, a donde llegaron varios hombres en una camioneta GMC Yukon dorada, quienes salieron del vehículo y entraron al establecimiento, disparando contra un hombre identificado como Ramiro Torres Vázquez, de 41 años, que murió al recibir varios impactos de bala en el pecho, el abdomen y la cabeza.

Los servicios periciales de la Procuraduría recuperaron casquillos de tres calibres distintos, informó el subprocurador César Gasca Toledo.

Unas horas después, cerca de las once de la noche, la Policía Municipal de Pénjamo notificó a la PGJE de una balacera suscitada en un restaurante sobre la carretera federal Pénjamo-La Piedad, a la altura del kilómetro 76.

Al acudir al lugar encontraron los cuerpos de cuatro personas, dos hombres y dos mujeres, todos con múltiples heridas de bala.

Una mujer más que fue herida falleció cuando era atendida en el hospital general de La Piedad, donde permanece hospitalizado otro lesionado que es reportado en condición estable.

Según el subprocurador Gasca sólo se ha podido identificar a uno de los hombres acribillados, de nombre Gilberto Zavala Frías, así como a la mujer que murió en el hospital, María Verónica Anguiano Ruiz, quien tenía 24 años y vivía en la comunidad de Santa Ana Pacueco, en Pénjamo.

Según los indicios y testimonios recabados por la Procuraduría, al negocio de comida llegaron a cenar varias personas en una camioneta Ford Lobo de color rojo con placas de Guerrero y una Chevrolet guinda con placas de Guanajuato.

Minutos después entraron los ocupantes de una camioneta GMC Yukon también a sentarse ante una mesa. Este vehículo, según señaló el subprocurador, habría sido el mismo que se utilizó en el asesinato cometido en la forrajera, perpetrado unas horas antes.

Casi detrás de estos últimos arribaron varios hombres en tres camionetas, quienes rápidamente descendieron de las unidades con armas de alto poder en las manos y entraron al local disparando.

Algunos de los hombres que se encontraban en el interior sacaron armas y se desató un tiroteo por unos minutos, luego de lo cual el grupo armado que entró disparando al establecimiento huyó.

En el sitio se encontraron más de 200 casquillos de armas AK 47 o ‘cuerno de chivo’.

La Procuraduría estableció como la principal línea de investigación el robo de hidrocarburos, en virtud de que en la inspección del lugar y los inmuebles aledaños se encontraron contenedores con combustible, lo mismo que en una de las camionetas afuera del restaurante, que había sido conducida por uno de los hombres fallecidos en el lugar.

Otra ataque

Anoche mismo se desató otro ataque contra un negocio, éste en la comunidad de Santa Teresa, muy cerca de la zona urbana de la capital del estado, que dejó como saldo dos personas lesionadas.

Varios hombres con los rostros cubiertos por pasamontañas llegaron al exterior de una vulcanizadora y un negocio de vidrios y aluminios, y rafaguearon las fachadas de ambos locales.

Posteriormente, ingresaron a uno de ellos y dispararon contra las personas que se encontraban en el interior trabajando –cuatro adultos y un menor de edad–, quienes alcanzaron a ponerse a salvo. Uno de ellos sufrió una herida en una mano y otro un rozón.

Comentarios

Load More