Condena la CEPAL asesinato de activista hondureña

La activista indígena Berta Cáceres La activista indígena Berta Cáceres

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y activistas de El Salvador condenaron el asesinato de la dirigente indígena y líder ambientalista de Honduras Berta Cáceres Flores, y exigieron justicia al gobierno de este país.

“Su muerte nos golpea como un agravio que sentimos propio. La Cepal eleva su voz para exigir justicia, para demandar el respeto y la protección de todos aquellos que como Berta, a lo largo de América Latina, empeñan su vida en construir derechos para todas y todos”, destacó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de ese organismo de las Naciones Unidas, según un despacho informativo de la agencia AFP.

El gobernante Frente Farabundo Martí (FMLN, izquierda) y organizaciones ambientalistas de El Salvador exigieron al gobierno de Honduras el pronto esclarecimiento del asesinato de la fundadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas del país centroamericano (COPINH), y castigo a los responsables.

“Exigimos a las autoridades y gobierno de Honduras que se haga justicia, se investigue, se encuentre y se castigue a los responsables de este repudiable hecho (el asesinato de Cáceres)”, señaló el FMLN en un comunicado.

“Manifestamos nuestro repudio ante este abominable hecho”, añadió, y calificó a Cáceres como “una mártir de la lucha contra las injusticias”.

Organizaciones ambientalistas también reaccionaron “con indignación” ante el asesinato de la líder hondureña, cuyos restos serán sepultados mañana en La Esperanza.

“Lo menos que se puede hacer es exigir, demandar con urgencia que el gobierno de Honduras investigue y resuelva este caso tan grave en contra de una líder que dio su vida por defender y proteger nuestra naturaleza, nuestro medio ambiente”, dijo a la prensa el presidente del ambientalista Centro Salvadoreño de Tecnología Apropiada (CESTA), Ricardo Navarro.

También la Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES) se pronunció por “no dejar impune este atentado en contra de una mujer cuyo interés y lucha siempre estuvo centrado en procurar un mejor futuro para su pueblo”.

La ganadora del Premio Goldman 2015, uno de los más prestigiosos en el campo del medioambiente, fue asesinada ayer en su domicilio, localizado en la ciudad de La Esperanza, departamento occidental de Intibucá, hasta donde llegaron sujetos armados y le dispararon en repetidas ocasiones.

De acuerdo con TV Globo, los agresores mataron a Berta Cáceres para robarle, sin embargo, la madre de la víctima, Berta Flores, aseguró que “todos sabemos que fue por (su) lucha” por la defensa del río Gualcarque, en el departamento de Santa Bárbara (noroeste), donde una compañía pretende construir una represa hidroeléctrica que amenaza con dejar sin agua a cientos de indígenas lenca, a la que pertenecía.

Durante el ataque a la líder hondureña resultó herido el activista mexicano Gustavo Castro Soto, fundador de la organización Otros Mundos AC.

La policía confirmó que Soto es testigo protegido y podría aportar elementos que permitan esclarecer el asesinato de Cáceres, informó la tarde de ayer el diario hondureño La Prensa.

Defensores de derechos humanos y miembros de Otros Mundos indicaron que en estos momentos es fundamental garantizar la protección y la vida de Gustavo Castro por el relevante papel que adquirió en el lamentable asesinato de la activista hondureña.

Comentarios

Load More