Gobernador de Colima avaló crédito “por el que ahora se me acusa”: Anguiano

COLIMA, Col. (apro).- El exgobernador Mario Anguiano Moreno reveló que la contratación del crédito por el que ahora es acusado de malos manejos financieros contó con el consentimiento del actual mandatario, José Ignacio Peralta Sánchez, cuando éste todavía no tomaba posesión del cargo.

“Para solicitar este crédito, en virtud de que se iba a pagar durante la administración del licenciado José Ignacio Peralta Sánchez, lo comentamos con él y contó con su aprobación; el Banco Interacciones para aprobarlo pidió una reunión en la que estuvieron los directivos, el licenciado Peralta y yo; ahí los representantes del banco le dijeron al gobernador electo que sí autorizaban el crédito siempre y cuando él estuviera de acuerdo”, declaró Anguiano este día al noticiero de la emisora Radiorama.

Manifestó que los últimos meses de su gobierno sostuvo varias reuniones de trabajo con José Ignacio Peralta, “él como gobernador electo y yo como gobernador en funciones: había una buena coordinación de acuerdos sobre los temas que iban a impactar a su administración”.

Cuestionado al respecto por varios reporteros al final de una rueda de prensa en la que anunció el proyecto del parque arqueológico La Campana, el gobernador Peralta evadió abordar el tema de las declaraciones del exgobernador, a las que calificó como “trivialidades”.

Dijo: “Ni siquiera las he escuchado, denme la oportunidad de poderlas analizar con detalle, para ver si vale la pena que podamos hacer un comentario al respecto”.

Ante la insistencia, el jefe del Ejecutivo añadió: “Venimos a anunciar La Campana; no queremos contaminar una nota con la otra. Dennos la oportunidad de darle la preferencia y la prioridad a éste que parece que es un proyecto muy importante, y no perdernos con trivialidades”.

El pasado lunes, el Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental (Osafig) dio a conocer el informe de una auditoría excepcional practicada al proceso y manejo de un crédito por 638 millones de pesos, donde concluyó que el exmandatario y dos de sus exsecretarios de gabinete cometieron presuntas violaciones a la ley, por lo que presentó una denuncia penal en su contra y propuso al Congreso del estado imponerles una sanción económica de 707 millones de pesos y una inhabilitación de hasta 14 años para ocupar puestos públicos en los ámbitos estatal y municipal.

En la entrevista radiofónica, Mario Anguiano se quejó de que el Osafig no lo llamó a él ni a los miembros de su equipo para presentar pruebas sobre las irregularidades que habrían cometido.

“Normalmente cuando van a juzgar a alguien le dan la oportunidad de escucharlo, de defenderse y no ha sido el caso”, comentó.

Anguiano indicó que quien haga una revisión a detalle del informe del Osafig “podrá constatar y confirmar lo que yo he expresado públicamente en muchas ocasiones: jamás he tomado indebidamente un solo peso del erario para mi beneficio personal”.

También aseveró que el organismo fiscalizador “deja claro línea a línea que los recursos que revisaron y que presentan en este informe sí ingresaron a las arcas públicas del estado durante mi gestión y fueron aplicados en la operación y funcionalidad de las diferentes tareas que teníamos encomendadas en el gobierno del estado”.

De acuerdo con el exmandatario, el dinero fue invertido en sueldos y salarios, pagos a proveedores, pagos a convenios y a las diversas instituciones públicas y sociales, entre otras aplicaciones, por lo que consideró “lamentable, equívoco y doloso, por decir lo menos”, la pretendida sanción económica que propone el Osafig.

Respecto de un crédito contratado en agosto de 2015 con el Banco Interacciones, Anguiano Moreno argumentó que no requería autorización del Congreso ni debía ser destinado a inversión productiva porque fue “de corto plazo”, por lo que “no hay la violación que señala el Osafig”.

En relación con un crédito de largo plazo señalado también en el informe del ente fiscalizador, Mario Anguiano refirió que sí solicitó autorización del Congreso el 20 de septiembre de 2015.

“Ese crédito ya no nos iba a afectar a la administración que me tocó encabezar, pues nosotros salimos el 31 de octubre siguiente, pero lo que buscamos en todo momento fue que la nueva administración que iba a encabezar Ignacio Peralta tuviera mejores condiciones financieras que las que teníamos nosotros en ese momento, ese era el objetivo central”, argumentó.

Luego dijo que ese crédito se contrató en diciembre de 2015, ya en el periodo del gobernador interino Ramón Pérez Díaz, pero antes de que fuera solicitada la autorización del Congreso “tuvimos la aprobación del licenciado Peralta Sánchez; incluso él se reunió con los diputados del PRI y del partido Nueva Alianza para solicitarles su apoyo para la autorización de este crédito, pues reconocía que esto le ayudaba principalmente a él y a su administración”.

Según Mario Anguiano, los señalamientos en su contra forman parte de “una persecución política” y una “insólita campaña de odio” desde hace varios meses por parte de partidos de oposición, acción que “a la fecha ya ha causado mucho daño a mi familia, a los compañeros colaboradores en el gobierno del estado, a sus familias e incluso de manera colateral ha dañado a personas que ni siquiera trabajan o han trabajado en la administración pública”.

Además, mencionó que sus críticos “han buscado dañar mintiendo sobre mi persona o sobre los bienes que tenemos, por ,ejemplo dicen que tenemos lujosos ranchos en diversas partes, incluso en el extranjero, lo que es absolutamente falso; dicen que tengo caballos que compré en 50 mil o hasta 100 mil dólares cada uno, es una calumnia que incluso fue parte de la campaña de un partido político de oposición; me adjudican lujosas propiedades, bienes muebles que no tengo, que no corresponden a mi realidad, pero no han presentado un solo elemento de prueba real”, reviró.

El exgobernador dijo no sentir temor de ser encarcelado, pues si bien el Osafig presentó una denuncia penal en su contra, comentó que ofrecerá ante todas las instancias que se requiera los elementos de prueba para demostrar que el manejo financiero de su administración fue el adecuado.

“No he salido ni voy a salir de Colima, aquí es nuestro estado, nuestra ciudad, y no hay nada de qué esconderse ni de qué avergonzarse; aquí vamos a estar”, puntualizó.

Comentarios