Respaldan empresarios aumento a la tasa de interés

Agustín Carstens, titular del Banxico. Foto: Miguel Dimayuga Agustín Carstens, titular del Banxico. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— Ante la constante volatilidad en el tipo de cambio, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) alertó sobre una mayor presión en las expectativas de inflación.

Al dar a conocer su postura respecto al incremento de la tasa de interés interbancaria por parte del Banco de México (Banxico), la cual se incrementó en 50 puntos base para quedar en 4.25%, el organismo presidido por Juan Pablo Castañón señaló:

“Dado el incremento reciente de algunos precios, especialmente en materia de precios al productor que en algunos casos ya es de dos dígitos, así como la volatilidad de nuestro tipo de cambio, existe la posibilidad de que las expectativas inflacionarias se presionen al alza”.

Sin embargo, respaldó la decisión del banco central ya que el alza de dicha variable monetaria “contribuirá para que las expectativas inflacionarias se mantengan bien ancladas”.

Para la cúpula empresarial, la medida tomada también tiene la ventaja de estabilizar los flujos de capital, lo cual es un factor importante para fortalecer la estabilidad económica de nuestro país.

Además, “complementa las medidas preventivas anunciadas recientemente por la Secretaría de Hacienda, lo que confirma que la política fiscal y la monetaria continúan trabajando juntas en el mismo sentido”.

El CCE insistió en la necesidad de reducir y hacer más eficiente el gasto público, privilegiando el gasto en inversión, y reduciendo gasto corriente y programas que se duplican o no cumplen su función.

BBVA: “Banxico muy preocupado por peso”

Pero la percepción de los analistas respecto al tono del comunicado del Banxico es más grave.

Según BBVA Bancomer Research “este nuevo incremento de la tasa de fondeo refleja que el banco central se encuentra muy preocupado por el nivel y la depreciación del peso”.

Explicó que si bien la política monetaria actúa con rezagos, la comunicación reciente, incluso en el presente comunicado, ha enfatizado que las expectativas continúan ancladas, que no hay indicios de efectos de segundo orden y que no se perciben presiones de demanda sobre los precios.

“En este sentido pensamos que, considerando el entorno y la trayectoria de la inflación y sus expectativas, no era necesario aumentar la tasa”, señaló el análisis elaborado por Iván Martínez Urquijo y Carlos Serrano Herrera.

Eso no es todo, los especialistas adelantaron una previsión a la baja del Producto Interno Bruto (PIB) para este año ante el entorno económico externo y la debilidad de la economía mexicana.

“Se reconoce que los riesgos a la baja sobre la actividad económica se han incrementado, lo que incluso podría acrecentar el nivel de holgura en la economía y atenuar el efecto del alza de las mercancías alimenticias.

Consideramos que esta nueva alza sesga ligeramente a la baja las previsiones de crecimiento para este año, sobre todo después del dato negativo del IGAE en el mes de abril y dado el adverso entorno externo”, señalaron.

Y no paró ahí, atribuyó la responsabilidad a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), respecto al manejo de los fundamentales económicos para contener este entorno de volatilidad en el tipo de cambio.

Para acotar los riesgos del tipo de cambio es mucho más efectivo mejorar los fundamentales económicos, en particular los fiscales, que utilizar la política monetaria. Por ello coincidimos con el comunicado de Banxico cuando menciona que el país debe de volver a exhibir un superávit fiscal primario. La política monetaria tiene un límite en ese sentido y no puede hacer el trabajo de la política fiscal”.

Load More