Coletazos en el PRI; Ulises Ruiz rechaza a Enrique Ochoa y pide “elección”

Ulises Ruiz, exgobernador de Oaxaca y quien encabeza la Corriente Democracia Interna del PRI. Foto: Miguel Dimayuga Ulises Ruiz, exgobernador de Oaxaca y quien encabeza la Corriente Democracia Interna del PRI. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El exgobernador de Oaxaca Ulises Ruiz Ortiz propuso declarar desierta la convocatoria para elegir al sucesor de Manlio Fabio Beltrones en la presidencia del PRI, dado que, subrayó, hasta ahora el único aspirante es Enrique Ochoa, de quien puso en duda sus habilidades como político.

Lo ideal, apuntó, es realizar un proceso democrático en el que la militancia defina quién será el nuevo líder del partido, porque con las “formas que se están empleando –dijo– no habrá competencia real y sólo una aberrante sumisión y una obediencia vergonzante a la voluntad
superior”.

“Me parece que necesitamos un presidente donde participe la militancia, con el respaldo de millones de priistas”, señaló en entrevista con Radio Fórmula, y manifestó la necesidad de realizar un proceso democrático “y no de esta manera, porque parece que traen prisa” por elegir al sucesor de Beltrones.

Luego recordó que tanto Beatriz Paredes como Roberto Madrazo, cada cual en su momento, fueron designados líderes nacionales del PRI después de una consulta, y ambos –apuntó– entregaron
buenos resultados electorales.

A unas horas de que Enrique Ochoa se registre como aspirante a la presidencia nacional de ese partido, el exgobernador de Oaxaca propuso declarar desierta la convocatoria y llamar a una elección directa organizada por el Instituto Nacional Electoral (INE).

El delegado del CEN en Quintana Roo también envió una carta a la dirigente interina del partido, Carolina Monroy, y al “aspirante designado”, Enrique Ochoa, en la que sostuvo que la convocatoria se debe abrir, sin destapes previos, a todos los cuadros del partido que consideren tener los atributos para conducirlo y no, como es el caso, con las ya clásicas señales que dirigen la mirada hacia un “extraordinario priista” que surge de la chistera de las cúpulas.

En su misiva, Ruiz Ortiz refirió que nadie duda de la capacidad de Ochoa Reza como tecnócrata, pero sí de su capacidad o habilidades como político, y si el extitular de la Comisión Federal de Electricidad tiene el apoyo de las mayorías, dijo, eso debe confirmarse en las urnas.

Según Ruiz, el PRI cuenta con un gran número de cuadros con la capacidad y experiencia, con el conocimiento histórico del partido y las ideas claras para conducirlo, y la participación de la militancia y los simpatizantes en estos momentos, resaltó, le daría a la nueva dirigencia el peso moral que sólo otorga el apoyo no de un Consejo Político reducido a su mínima expresión en recientes reformas, sino de millones de mexicanas y mexicanos que todavía pertenecen o simpatizan con ese instituto político.

Finalmente, confió en que el aspirante designado y el Consejo Político sean capaces, con altura de miras, de tomar la decisión de ir a las urnas. El futuro del PRI está en sus manos, destacó.
En 2010, cuando aún era gobernador de Oaxaca, Ruiz adelantó que buscaría la candidatura para la dirigencia nacional del PRI.

“Todavía no son los tiempos, faltan las elecciones de julio que son muy importantes, vamos a esperar esos tiempos y una vez que pasemos las elecciones vamos a empezar el recorrido nacional en la búsqueda de la dirigencia”, puntualizó en aquella ocasión.

El oaxaqueño no logro su cometido y seis años después manifiesta su indignación porque “los priistas estamos siendo testigos de cómo una vez más se secuestran las decisiones más importantes para el Partido por la reducida cúpula”, destacó en la carta enviada a Monroy.

Y más: “¿Con qué fuerza moral o justificación política se toman decisiones a espaldas de la militancia? ¿Qué resultados ha entregado el Partido en las últimas elecciones que no nos permiten ver el hartazgo de la militancia y el rechazo de quienes no simpatizan con nuestro Partido y sus formas ‘tradicionales’? ¿Realmente queremos reposicionarnos en el ánimo de la mayoría de los mexicanos o sólo queremos experimentar con nuevos personajes que ni los militantes ni quiénes no lo son identifican?, ¿Por qué no ir a una amplia y abierta consulta a la ciudadanía para elegir a la dirigencia que habrá de ser la responsable de las elecciones de 2017 y, probablemente del 2018? Invito a todos a reflexionar el método para elegir a la dirigencia, ya que es necesaria una consulta transparente, amplia y abierta”.

Load More