Más etanol en combustibles, un golpe al medio ambiente, la salud y la economía: ONG

Etanol. Foto: Tomada de “Tabasco Hoy” Etanol. Foto: Tomada de “Tabasco Hoy”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En aras de proteger los intereses de inversionistas extranjeros, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) está dispuesta a afectar el medio ambiente, la salud de los mexicanos y, peor aún, la economía nacional.

A esa conclusión llegaron ambientalistas, luego de que la CRE aprobó la modificación a la Norma Oficial Mexicana (NOM) 016 el lunes pasado, que permitirá el incremento de 5.8% a 10% de etanol como oxigenante del diésel en la mayoría de los estados de la República.

Según una carta firmada por El Poder del Consumidor AC, Fundación Tláloc, Greenpeace, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), Transita Seguro, y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), la Comisión admitió la modificación de manera ilegal.

Las razones: la CRE no respetó el procedimiento legal para la modificación de una norma oficial y la aprobó sin contar con todos los estudios técnicos y científicos concluyentes que respalden que la medida no afecta a la salud de los mexicanos y al medio ambiente.

El fin es meramente económico –dicen las organizaciones– mismo que es evidente en el comunicado del lunes 26 de junio de la Comisión que preside Guillermo Ignacio García Alcocer.

Éste dice que la aprobación del etanol satisface las “condiciones del libre mercado”, así como la necesidad de “incentivar la participación de agentes nacionales y extranjeros en la producción e importación de combustibles”.

En el apartado de “considerandos” de la NOM 016 se lee: “Las condiciones de competencia en los estados fronterizos de México con los Estados Unidos han cambiado y han puesto en desventaja a los expendedores de gasolina en el territorio nacional debido a que muchos consumidores optan por abastecerse en estaciones al otro lado de la frontera debido a que, al tener especificaciones de calidad diferentes que permiten un contenido de volumen de hasta 10% de etanol, su precio tiende a ser menor”.

Argumentos que para las organizaciones ambientales resultan falsos.

En entrevista con Apro, Anaid Velasco, coordinadora de Investigaciones del CEMDA, explicó que existen muchas contradicciones en las declaraciones de la CRE que reflejan la prisa de la Comisión por aprobar una norma que afecta el ambiente y la salud de los mexicanos.

–¿Entonces piensan que la decisión de la CRE se basó meramente en factores económicos, dejando de lado los ambientales y de salud? –se le cuestionó a Velasco.

–Es que ellos mismos lo dijeron. Toda la argumentación de la Cofemer se basa en permitir la competencia y en razones comerciales y ya de manera secundaria están diciendo que no se daña al medio ambiente ni a la salud, pero si esto fuera cierto entonces tampoco hubiera creado zonas de restricción en donde prohibieron usar el etanol.

–¿Es una norma a modo?

–Pues sí, por cómo se han dado las cosas pareciera que la intención fuera esa desde un inicio.

Los ambientalistas denunciaron tres ilegalidades: la norma se aprobó sin haber terminado las discusiones en los grupos de trabajo, sin una Manifestación de Impacto Regulatorio (MIR) y si contar con los estudios técnicos que respalden el acuerdo.

Por esta razón exhortaron a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), a la Secretaría de Energía (Sener), la Comisión Reguladora de Energía y al presidente de la república a echar abajo esta norma “regresiva” y  “velar por el interés y el bienestar de los mexicanos, por encima de los intereses particulares”.

La NOM 016 –que ya entró en vigor desde el martes pasado– tendrá aplicación para casi todo el territorio nacional, con excepción de la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), Guadalajara y Monterrey.

Irregularidades

El principal problema que denuncian las organizaciones es que científicamente no hay argumentos que sostengan la decisión, ya que son necesarios “estudios científicos contundentes” y no los hay.

Anaid Velasco detalló que el estudio BDG/034/2017 del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), con el cual la Comisión Reguladora arguye la viabilidad técnica de la introducción de hasta 10% de etanol en gasolinas, es incompleto.

Señaló que éstos “no han sido terminados”, porque son “modelos”, es decir, se hicieron en lugares específicos, con condiciones particulares, razón por la cual no son concluyentes, “falta probarlo en otros lugares”, dijo.

Además, existen pruebas de que su autorización generaría más afectaciones ambientales: la más destacable es justo la que la CRE señaló en agosto de 2016, cuando se expidió la NOM 016 por primera vez.

En ese documento la CRE reconoció que el uso de etanol podría incrementar “de manera importante los niveles de ozono”.

Al respecto, la especialista indicó que la Comisión Reguladora de Energía “se está contradiciendo: en su versión original del año pasado impuso estas restricciones de 5.8% de etanol, justamente con un enfoque de protección del medio ambiente y de la salud, porque –subrayó– se ha comprobado que el etanol genera compuestos orgánicos volátiles, que son precursores de ozono”.

Otros problemas de usar etanol, según explicó Velasco, es que permitir la mezcla requiere de condiciones técnicas muy particulares de tecnología en automóviles –que en México por las características de la flota vehicular no hay–, además de que en el mismo Estados Unidos también hay estudios que demuestran que como la mezcla es menos densa que la gasolina, entonces se consume más rápido, por lo que se gasta más gasolina.

Finalmente, otro impacto ambiental importante a causa del etanol es que su generación incentiva la deforestación, un consumo considerable de agua, y con ello un impacto a la soberanía alimentaria de los mexicanos.  “Todas esas cosas no se han puesto tanto sobre la mesa, pero también son externalidades que tendría el aumento en del etanol”, reiteró Anaid Velasco.

Además, no hay un acuerdo que avale la modificación. Según la investigadora publicaron el acuerdo sin siquiera haberlo circulado con el grupo de trabajo que se reunía desde inicios de año para discutir sobre la modificación.

“Como grupo de trabajo nos cayó por sorpresa porque la última reunión la tuvimos la semana pasada y no nos notificaron nada. Por ley tuvieron que habernos circulado el borrador, para nosotros haber opinado al respecto, para que luego la CRE respondiera. Eso es ilegal”, concluyó.

Y añadió: “Llama mucho la atención que en agosto ellos presentaron en Cofemer una MIR de alto impacto: dijeron que la entrada en vigor de esta norma va a generar muchos trámites y un alto impacto económico. Y ahora en la modificación solicitaron a la Cofemer no hacer eso, dijeron que no iba a generar ningún impacto y la Cofemer la aceptó así. Esa es otra irregularidad”.

Interés en el comercio internacional

En el boletín de prensa del lunes 26, la Comisión Reguladora de Energía señaló que las “mejoras en la Norma Oficial” eran con el fin de “cumplir con los objetivos” de política pública en materia energética y sumar la introducción de “productos de calidad” al mercado mexicano.

En entrevista, CEMDA mencionó que la NOM 016 afecta a los productores de etanol nacionales, porque existe un importe especial sobre productos y servicios de esta sustancia. “A ti como productor nacional, no te conviene. Los únicos beneficiados son los extranjeros”.

Por las razones anteriores las CEMDA y las organizaciones ambientales insisten en que la Comisión Reguladora de Energía debe echar abajo la norma.

“Estamos esperando que la Comisión entre en razón y sancione la modificación, que se sigan los grupos de trabajo, que se tengan estudios contundentes, que se respete el procedimiento”, pidieron las organizaciones mientras hoy ya es legal la venta de diésel mezclado con etanol.

Comentarios

Load More