Triunfo de AMLO provocaría “choque brutal” temporal en mercados: Moody’s

El presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador. Foto: Miguel Dimayuga El presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un eventual triunfo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en las elecciones del próximo año, provocaría un “choque brutal” en los mercados financieros, aunque de manera temporal y de corto plazo, pronosticó Jaime Reusche, analista soberano para México de Moody’s Investors Service.

Al participar en la 18 Conferencia Anual de la agencia calificadora, realizada en la hacienda Los Morales, el especialista explicó:

“Habrá volatilidad muy intensa porque los mercados en Estados Unidos sí están muy preocupados por una victoria de López Obrador. Si es que gana, sabemos que habrá un choque brutal, pero será temporal y de corto plazo. Se va a disparar el peso, se van a tener que subir tasas de interés, habrá mucha volatilidad en los flujos, no sólo cambiarios, sino también de inversión y habrá algo de pánico inicial”.

De acuerdo con la calificadora con sede en Nueva York, el líder del nacional de Morena lleva ventaja en las encuestas sobre los demás partidos aunque, de lograr gobernar al país, no pondría en riesgo las reformas estructurales aprobadas por la actual administración, acotó Moody’s.

No obstante, el político tabasqueño sí tendría incidencia sobre aquellos aspectos en los que no interviene tan directamente el Legislativo, como en Pemex y la política fiscal.

De hecho, Susan Knapp, directora gerente de la agencia calificadora con sede en Nueva York, aclaró que el impacto en las calificaciones crediticias, en caso de que gane López Obrador, “sólo será evidente una vez que implemente sus políticas a principios de 2019”.

La directiva sostuvo que la próxima elección presidencial puede representar un desafío más significativo para el perfil crediticio que el riesgo de fracaso de una renegociación del TLCAN, ya que López Obrador es conocido por su oposición a las reformas que fueron aprobadas durante la administración del presidente priista Enrique Peña Nieto.

“La transición política también puede desacelerar la inversión pública en infraestructura, ya que a la nueva administración le va a llevar tiempo establecer sus prioridades de infraestructura y desarrollar una serie de proyectos. Sería muy difícil que se produjera una completa reversión de las reformas que ya se han implementado, aunque es posible que haya una desaceleración en el proceso de liberalización que se encuentra en curso”, alertó Knapp.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More