Trump se queja del “comercio estúpido” con China

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un día después de asegurar que él y el líder chino, Xi Jinping, seguirían “siendo amigos”, e incluso se mostró convencido de que China y Estados Unidos llegarían a un acuerdo comercial justo, Donald Trump se quejó esta mañana del “comercio estúpido” con el país asiático.

En su cuenta de Twitter, Trump destacó la diferencia de aranceles que pagan los autos importados desde China con los que deben pagar los vehículos estadunidenses que se venden en Pekín.

Cuando un vehículo fabricado en China se envía a Estados Unidos, el arancel es solo de 2.5%, mientras que los automóviles estadunidenses exportados a China reciben un impuesto de 25%, señaló.

“¿Eso suena a comercio libre o justo? No, suena a COMERCIO ESTÚPIDO”, escribió en Twitter.

De acuerdo con un despacho informativo de AP, China cobra aranceles totales de 25% en la mayoría de los automóviles importados: un arancel aduanero de 10% más un impuesto automático de 15%. Y desde diciembre de 2016, Beijing cobra 10% adicional a los vehículos de súper lujo que valgan más de 1.3 millones de yuanes (200 mil dólares).

Según el texto, Estados Unidos compró más de 500 mil millones en bienes chinos el año pasado y ahora está considerando aranceles sobre unos 150 mil millones de dólares de esas importaciones. Estados Unidos vendió alrededor de 130 mil millones de dólares en bienes al país asiático en 2017 y enfrenta un impacto potencialmente devastador en su mercado si China responde de la misma manera, destacó AP.

Beijing se ha comprometido a “contraatacar con gran fuerza” si Trump decide seguir adelante con su última amenaza de imponer aranceles sobre otros 100 mil millones de dólares en productos chinos, después de un anuncio anterior que apuntaba a 50 mil millones de dólares.

El domingo pasado, el nuevo asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, advirtió que “una coalición de los dispuestos” –incluidos Canadá, Australia y gran parte de Europa– se estaba formando para presionar a China, y que Estados Unidos demandará a la Organización Mundial de Comercio que sea más estricta con Beijing. Y dijo que, aunque Washington esperaba evitar una acción, Trump era serio con sus amenazas.

“Este es un problema causado por China, no por el presidente Trump”, resaltó Kudlow en Fox News Sunday.

Y restó importancia a la amenaza de aranceles, diciendo que es “parte del proceso”, insinuando que el impacto sería “benigno” y que tenía esperanzas de que China entre en negociaciones. “No pienso que se acerca una guerra comercial”, puntualizó.

Comentarios