Front 242 y Gary Numan, un derroche de sonidos y rock desgarrador en el Control Fest

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx). Una ola de experimentales sonidos electrónicos y dosis de rock desgarrador cubrieron anoche al Control Fest, en cuya primera edición hicieron gala triunfal Front 242 y Gary Numan.

La áspera maquinaria del grupo de origen belga Front 242 rasgó las emociones en el Pepsi Center del WTC diez minutos después de la una de la madrugada, momento en que arrancó su show: Jean-Luc de Meyer, Daniel B., Patrick Codenys, Richard 23 y Tim Kroker emergieron sobre el escenario abrazados con un despliegue de imágenes tecnológicas en la pantalla central del foro.

La agrupación fundada en Bruselas hacia el año de 1981 mantiene como en sus orígenes su agresivo sonido EBM (Electronic Body Music), techno e industrial, lo cual puso a bailar inmediatamente a sus enloquecidos fans. Su participación destacó por rolas como “Happiness” y “Body to body”, tras ofrecer cerca de hora y media de espectáculo.

Jean-Luc de Meyer, líder de Front 242. Foto: Carlos Enciso

“Buenas noches México, ¿cómo estamos?” y “¡Gracias México!”, fueron algunas de las expresiones que compartieron en español los músicos de quienes se les escuchó “Commando mix”, “W.Y.H.I.W.Y.G.”, “Im rhythmus bleiben” y la célebre “Operating tracks”.

Los motores ya los había calentado previamente el británico Gary Numan, considerado uno de los pioneros del estilo synth pop, quien salió a las 23:33 horas, con apenas 13 minutos de retraso de lo programado por el festival.

Los ánimos no menguaron y la entrega fue efusiva desde que se vio la fantasmal figura de Numan, quien tuvo en la pantalla de fondo la imagen del sol, en su total esplendor en el universo y deslumbrando la mirada de los presentes.

Asistentes al Control Fest. Foto: Carlos Enciso

Asistentes al Control Fest. Foto: Carlos Enciso

El calor humano se sintió rápidamente con “Ghost nation”, para compartir un extenso viaje entre rock, metal, guitarras estridentes, bajeos sepulcrales, batacazos portentosos y su enigmática ambientación electrónica. “Halo” y su clásico “Cars”, formaron parte del repertorio de Gary Numan, a quien se le vio vestido como una especie de momia egipcia con un rasgado traje blanco.

Gary Numan. Foto: Carlos Enciso

Gary Numan. Foto: Carlos Enciso

Gary Numan. Foto: Carlos Enciso

Gary Numan. Crédito: Carlos Enciso

Al igual cautivaron los rockeros The Killers y Black Line, que es el nuevo ensamble de Douglas J. McCarthy, fundador de Nitzer Ebb.

Black Line. Foto: Carlos Enciso

Black Line. Foto: Carlos Enciso

Por su parte, el mexicano Mateo Lafontaine hizo lo propio con su proyecto Década 2, a quien se le reconoce como referente precursor de la música electrónica en nuestro país. “El triunfo de Federico”, “Música electrónica” y “Los decretos del poder”, fueron algunos de los cortes que regaló Lafontaine, al tiempo que los cuerpos bailaban con los siniestros y frenéticos sonidos EBM e industriales.

El encuentro desprendió cerca de 11 horas de incesante música, enalteciendo al movimiento electrónico. Al centro del entarimado se elevaba el diseño de una estilizada y amorfa tecla de computadora con la marca Ctrl_F 01 (Control Fest en su primera versión). Reunión concisa con insignias de la tecnología musical, que dejó satisfechos a los congregados hasta cerca de las cuatro de la madrugada, en una fiesta que no quería terminar. (Crónica de César Muñoz Valdez)

Comentarios