Cardenal Aguiar retoma intención de dividir la arquidiócesis primada de México; inician consultas

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con el fin de darle “una atención más cercana y eficaz a los fieles”, iniciaron consultas para dividir en varias diócesis a la arquidiócesis primada de México, una de las circunscripciones eclesiásticas más sobrepobladas y territorialmente más grandes del mundo.

A través de un comunicado de prensa, la propia arquidiócesis informó que ya se inició este “proceso de consulta para la creación de nuevas diócesis, desmembradas de la arquidiócesis primada de México”, presidida actualmente por el cardenal Carlos Aguiar Retes.

Actualmente, explicó, la arquidiócesis debe atender a nueve millones de personas, para lo cual cuenta con 467 parroquias distribuidas en ocho vicarías episcopales, en las cuales trabajan dos mil 67 presbíteros y 190 diáconos permanentes.

Creada en 1530, la institución “de manera acelerada en los últimos decenios se ha convertido en una de las más pobladas del mundo”.

Y su desmembramiento –agregó el comunicado- es “para ofrecer una atención más cercana y eficaz a los fieles, lograr una mejor coordinación de los procesos pastorales y tener una mayor integración y fraternidad de los presbíteros”.

Por lo pronto, ya se elaboraron informes “sobre la realidad eclesial y social” de la poblada arquidiócesis, los cuales fueron entregados al nuncio apostólico en México, Franco Coppola, y al obispo Eugenio Lira, responsable en el episcopado mexicano de los asuntos relativos a la creación de nuevas diócesis.

En la próxima asamblea plenaria del episcopado, programada para noviembre, este proyecto de división será sometido a la “consideración y votación” de los alrededor de 150 obispos mexicanos que asistirán a ese encuentro.

Por último, el boletín -firmado por Marilú Esponda, directora de Comunicación de la arquidiócesis- señaló que “la decisión final” será tomada por el Papa Francisco, el único que puede avalar “la creación de las nuevas diócesis”.

La intención de dividir a la arquidiócesis de México no es nueva,  pues cuando era presidida por el cardenal Ernesto Corripio Ahumada –de 1977 a 1994–, ya se había contemplado este proyecto. Pero quedó desechado durante el periodo de su sucesor, Norberto Rivera Carrera.

Entre otras razones, se descartó el proyecto porque –se dijo– se intentaba crear una nueva diócesis en la Basílica de Guadalupe y esto no convenía a Rivera Carrera, porque entonces dejaría de controlar los cuantiosos recursos económicos de ese santuario mariano, producto de las limosnas que le dejan los alrededor de 20 millones de visitantes que recibe anualmente, aparte de las herencias, legados y otros donativos que le dejan los pudientes fieles guadalupanos a la Virgen del Tepeyac.

Ahora, el proyecto se volvió a activar con la llegada de Aguiar Retes a la arquidiócesis, a principios de este año.

Comentarios