La Profepa descarta la existencia de metales pesados en derrame de jales en la mina Río Tinto

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Los desechos que se derramaron el pasado lunes 4 en la mina La Cieneguita, en el municipio de Urique, Chihuahua, no contenían metales pesados o algún otro componente que sea nocivo para el medio ambiente o las personas, confirmó este martes la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), y subrayó que las versiones en sentido contrario son “falsas”.

El organismo reiteró que, de acuerdo con lo observado durante la visita de inspección, el proceso de beneficio de los minerales de la minera Río Tinto se lleva a cabo mediante flotación, hecho que no involucra el empleo del cianuro de sodio.

Además, a partir de los resultados analíticos de las muestras tomadas a los jales (apilamientos de rocas molidas) derramados se desprende que estos no contienen metales pesados ni son peligrosos, apuntó.

En un comunicado, la Profepa sostuvo que en atención al derrame de jales mineros ocurrido el pasado lunes 4 en la mina La Cieneguita, propiedad de Minera Río Tinto S.A. de C.V., realizó visita de inspección en materia de residuos peligrosos y contaminación de suelos, así como en materia de impacto ambiental.

Durante el desarrollo de la primera –del 5 al 7 de junio–, personal de la empresa informó que, como resultado del colapso, se derramaron alrededor de 249 mil metros cúbicos de jales mineros y 190 mil de material de construcción del bordo colapsado.

Asimismo, destacó que en cumplimiento a lo señalado en los artículos 130 y 131 del Reglamento de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos, el 5 de junio la empresa presentó ante la Profepa el aviso inmediato de derrames, infiltraciones, descargas o vertidos de materiales peligrosos o residuos peligrosos.

Según el organismo, la mayor parte de los jales han quedado depositados a lo largo del cauce del Río Cañitas, y se han construido tres bordos para evitar que el jale depositado ahí pueda ser arrastrado por las lluvias, y será removido una vez que las labores de rescate hayan terminado.

El primero de los bordos se construyó en el área inmediata al accidente, el segundo en el paraje conocido como El Cancel –donde se encuentra el mayor volumen de jales derramados– y el tercero en la confluencia del Río Cañitas con el Fuerte.

Sobre las nueve personas arrastradas por el derrame, señaló que dos son atendidas en hospitales de la región, cuatro permanecen como desaparecidas y tres perdieron la vida.

De igual manera, puntualizó que la visita de inspección en materia de impacto ambiental a la mina, realizada este martes, se hizo con el objeto de verificar el cumplimiento de los términos y condicionantes establecidas en la resolución de Impacto Ambiental emitida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en 2017.

Comentarios