En sus políticas antiinmigrantes, EU no debe violar derechos humanos: Videgaray desde el Vaticano

ROMA (apro).- Desde el Vaticano, Luis Videgaray, secretario de Relaciones Exteriores, se dijo preocupado y ocupado ante las políticas y expresiones antiinmigrantes impuestas por el gobierno estadunidense de Donald Trump.

“México no cree en los muros, México cree en los puentes que se construyen sobre los pilares del respeto mutuo y el derecho internacional”, dijo Videgaray en una de sus intervenciones realizadas en el marco de una reunión bilateral sobre migración, celebrada este jueves entre México y el Vaticano.

“Nos preocupan y nos ocupan las políticas y expresiones antiinmigrantes que hoy emanan desde Washington. Reconocemos plenamente el derecho que un país como Estados Unidos tiene como nación soberana a definir sus propias reglas, sus leyes y sus políticas migratorias”, afirmó asimismo el político mexicano, en otro momento de su comparecencia.

“Hemos manifestado ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos nuestra preocupación por los efectos de la Ley SB-4 de Texas, que da facultades sin precedentes a la policía para actuar en contra de los migrantes”, confirmó Videgaray.

Con o sin Estados Unidos

En este tono, el canciller mexicano consideró que, con o sin Estados Unidos, México y la comunidad internacional deben seguir trabajando para llevar adelante iniciativas como el Pacto Mundial sobre las Migraciones (GCM, por sus siglas en inglés), una especie de declaración universal sobre la emigración que, en la actualidad, se está discutiendo ante las Naciones Unidas (ONU).

“Sin duda [la decisión estadunidense de abandonar la discusión]es algo que lamentamos, no solamente México, sino la comunidad internacional, porque el Pacto Mundial que se está discutiendo en la ONU a final de cuentas lo que busca es sentar las mejores prácticas, los principios, las recomendaciones que deban seguir los Estados”, acotó.

“Y el gobierno de Estados Unidos lo que decidió es autoexcluirse de esto que es una conversación. Seguimos. No nos desanimamos. El resto del mundo, México y El Vaticano, seguimos trabajando para este Pacto Global que debe llegar a una conclusión exitosa a finales de este año”, consideró.

“México junto con Suiza somos los facilitadores de este acuerdo global”, subrayó.

En esta línea, preguntado sobre las recientes políticas de separación de las familias que está llevando adelante la administración Trump, Videgaray contestó que los Estados tienen derecho a definir sus propias políticas, pero también consideró que esta soberanía no puede estar por encima de la dignidad de las personas y de los derechos humanos.

“El separar a un niño o una niña de sus padres, es algo que nos parece que simplemente no debe de ser. Estamos trabajando a través del diálogo y de la protección consular para enfrentar esto que consideramos un problema grave”, sostuvo en una jornada en la que se mostró reiteradas veces en sintonía con la retórica del cardenal Pietro Parolin, el número dos del Vaticano, con el cual también conversó a solas.

Unión con el Vaticano

Tanto así que, durante el evento, Parolin también lamentó la ausencia de Estados Unidos de las negociaciones sobre el Pacto Mundial sobre las Migraciones.

“Eso no es bueno, no es bueno. Porque todo el mundo tiene que participar en esto. Es un fenómeno global que necesita de la contribución de todos. Nadie puede echarse para atrás”, afirmó el cardenal italiano, antiguo nuncio en Venezuela y uno de los altos prelados vaticano que más conocer Latinoamérica.

“México está muy comprometido [en el Pacto], por la experiencia que tiene (…) lamentablemente el clima general no es el más positivo”, comentó Parolin, al recalcar que uno de los desafíos más importantes está en que se acabe como la mala imagen y los prejuicios que existen sobre los inmigrantes.

“La migración debe ser segura, ordenada y regulada”, afirmó el purpurado, al repetir las tres palabras que Juan José Gómez-Camacho, el representante permanente de México en la ONU, logró que sean la base a partir de la cual se escribió el primer borrador del mencionado acuerdo.

Con ello, el cardenal vaticano también elogió la actitud de México en sus controversias con Estados Unidos.

“En el caso de México, que tiene un diálogo con la administración estadunidense sobre estos temas (…) Yo creo que esta es la actitud. Seguir dialogando y seguir insistiendo sobre los principios fundamentales que nosotros pensamos que son la base para solucionar estos fenómenos”, dijo el secretario de Estado del Vaticano.

Y Videgaray, por su parte, calificó al Vaticano de “socio indispensable” en el proceso de crear una nueva gobernanza global para la migración.

“México y El Vaticano venimos trabajando desde hace años para proponer una solución basada en el respeto de los derechos humanos, en el respeto de la dignidad de las personas y en reconocer el valor de los inmigrantes, independientemente de cuál sea estatus migratorio”, afirmó el canciller mexicano, al puntualizar que el carácter de la reunión en la que participó fue el de una reunión bilateral.

Comentarios