Por pregunta incómoda, equipo de John Bolton intimida a la corresponsal de la BBC en Ginebra

John Bolton, asesor de seguridad nacional de Donald Trump. Foto: @AmbJohnBolton John Bolton, asesor de seguridad nacional de Donald Trump. Foto: @AmbJohnBolton

GINEBRA Suiza (apro).- El equipo del asesor de Seguridad Nacional de Washington, John Bolton, intimidó a la corresponsal de la BBC después de que hiciera una pregunta incómoda sobre el escándalo en que se ve envuelto el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“No ha sido una semana muy fácil para su presidente, me pregunto si como asesor de Seguridad Nacional (…) dados los eventos de esta semana y, además, del caos y de que acaba de mencionar la intromisión (de Rusia) en las elecciones, ¿le preocupa a usted que el mismo presidente (de Estados Unidos) es un riesgo para la seguridad de su país?”, preguntó la corresponsal de BBC Imogen Foulkes a John Bolton, en rueda de prensa.

“¡Claro que no! Esa es una pregunta tonta (…) honestamente deben tener más fe en el pueblo americano que eligió al presidente”, contestó Bolton visiblemente enojado, quien dio por terminada la conferencia de prensa y abandonó el salón.

Minutos después, cuando los periodistas guardaban sus equipos y comentaban sobre la reacción del asesor estadunidense, Garret Marquis, portavoz de la oficina de Seguridad Nacional ( NSC), le pidió a Foulkes que lo siguiera fuera de la sala de la conferencia. Los periodistas, se quedaron a la expectativa comentando por qué la habían llamado fuera del salón, sobre todo utilizando un tono tan despectivo, rudo y totalmente fuera de lugar, a menos de que se haya solicitado una entrevista por separado, que no era el caso.

Al regresar, la corresponsal de BBC, sorprendida y muy molesta, confesó a Proceso que el portavoz de Bolton le reclamó por haber hecho esa pregunta. “Esa fue una pregunta terrible. Deberías de estar avergonzada (…) Ni siquiera el Huffington Post hubiera hecho ese tipo de pregunta”, le reclamó Marquis a la corresponsal de la BBC, dándole a entender que el equipo de Trump no colaboraría en el futuro con la cadena británica.

“Sinceramente es una pregunta que cualquiera de nosotros hubiera hecho, dado cómo están las cosas en Estados Unidos en donde hasta el mismo Trump aceptó haber hecho los pagos para silenciar a las dos mujeres”, agregó la periodista de origen escocés.

Los corresponsales que acudieron a la rueda de prensa encontraron el suceso, que pudiera pasar desapercibido o parecer intrascendente, como “inaceptable”, “vergonzoso”, “en contra del derecho a la libertad de expresión” y otros comentaron que era una prueba más “del acoso que viven los periodistas en Estados Unidos que se atreven a cuestionar al gobierno de la Casa Blanca”.

El desencuentro tuvo lugar luego de que el asesor de Seguridad Nacional de Trump dio una rueda de prensa, en Ginebra, sobre la reunión que sostuvo con su homólogo ruso Nikolai Patrushev en la que discutieron una variedad de temas: desde desarme nuclear, la guerra en Siria y un posible retiro gradual de la presencia de las fuerzas iraníes en el país árabe, así como la posible intromisión rusa en las elecciones legislativas de Estados Unidos que tendrán lugar en noviembre de este año.

Sobre este punto Bolton afirmó que le había advertido a Moscú que no tolerarán que su gobierno se entrometa en las elecciones parlamentarias.

“Dejé en claro que no toleramos la intromisión (electoral) en 2018 y que estábamos preparados para tomar las medidas necesarias para evitar que ocurra”, dijo Bolton luego de más de cinco horas de conversaciones con Patrushev.

Estados Unidos ya impuso sanciones económicas contra Rusia por su supuesta intromisión en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, en tanto que Moscú niega las acusaciones.

Bolton reconoció que precisamente el tema de la intromisión en las elecciones había impedido que las dos partes emitieran una declaración conjunta al final de la reunión.

Sobre Irán, Bolton dijo que luego de la decisión de Estados Unidos de retirarse de un acuerdo internacional de 2015 destinado a frenar el programa nuclear de Teherán, el objetivo de la administración Trump era “ejercer la máxima presión sobre el régimen” al hacer las sanciones más extensas y efectivas.

Al comentar sobre el papel de Irán en el conflicto de Siria, Bolton reveló que el objetivo de Washington es el retiro gradual de tropas iraníes de territorio sirio , algo que “no sería fácil de lograr” pero comentó que discutió con su contraparte ruso sobre una variedad de formas en que podría lograrse la retirada del ejército iraní del territorio devastado por siete años de un cruento conflicto armado.

En este punto dejó ver que el presidente ruso Vladimir Putin “estaría de acuerdo”.

Finalmente Bolton, en su breve paso por Ginebra y en entrevista exclusiva con la cadena de noticias estadounidense AP, amenazó con recortar los fondos de Estados Unidos a la oficina del Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos. Un duro golpe ya que el ACNUDH perdería a uno de sus principales donantes.

La medida contra la oficina de la ONU representaría un recorte de aproximadamente 22% del total que recibe. La intención de recortar el presupuesto para el ACNUDH refleja el nivel del compromiso del gobierno de Trump con la defensa y promoción de los derechos humanos, ya que además en junio de este año Estados Unidos anunció su retirada como miembro del Consejo de Derechos Humanos constituido por 47 naciones.

En caso de cumplir sus amenazas, estará por verse la respuesta que dará a la medida la expresidenta chilena Michelle Bachelet quien reemplazará en el cargo al actual Alto Comisionado Zeid Ra’ad al-Hussein, un duro e implacable crítico del gobierno de Trump.

Load More