Los estadunidenses William D. Nordhaus y Paul M. Romer, ganadores del Nobel de Economía

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Por su aporte en “la investigación en la innovación, clima y crecimiento económico”, la Real Academia Sueca de Ciencias concedió el Premio Nobel de Ciencias Económicas 2018 a los estadunidenses William D. Nordhaus y Paul M. Romer.

“Ambos economistas han diseñado métodos para afrontar algunos de nuestros retos más fundamentales: el crecimiento sostenible en el largo plazo dentro de la economía global y el bienestar de la población mundial”, explicó el secretario de la Real Academia Sueca, Göran K. Hansson.

El principal trabajo de William D. Nordhaus, de 77 años, profesor de la Universidad de Yale, ha sido la investigación de la economía dentro de los retos que ha impuesto el cambio climático al planeta.

“El trabajo del profesor Nordhaus ha demostrado cómo la actividad económica interactúa con la química y la física básica para producir el cambio climático”, apuntó la Real Academia Sueca de Ciencias entidad que entrega el premio desde 1969 en nombre del Banco Central de Suecia.

Además, señaló que Nordhaus fue la primera persona en crear un modelo cuantitativo que describe la interacción entre la economía y el clima.

“Su modelo ahora es ampliamente usado en el mundo entero y utilizado para examinar las consecuencias en la aplicación de políticas con relación al clima como por ejemplo los impuestos a la emisión de dióxido de carbono”, añadió.

Por su parte, el investigador Paul Romer, de 63 años, y quien ha trabajado para el Banco Mundial y la Universidad de Stanford, ha enfocado su trabajo en determinar que el crecimiento económico está relacionado con factores internos como la investigación y el conocimiento.

“El trabajo de Romer ha demostrado que la acumulación de ideas sostiene el crecimiento económico. Él demostró cómo las fuerzas económicas gobiernan la disposición de las empresas para producir nuevas ideas.

“La investigación de Romer reposa sobre lo que él llama la teoría del crecimiento económico endógeno. Esta teoría ha generado una enorme cantidad de nuevas investigaciones dentro de las regulaciones y las políticas que apoyan la innovación y la prosperidad a largo plazo”, señaló la Academia.

A principios de este año Romer se vio envuelto en una fuerte polémica cuando renunció a su puesto de economista jefe en el Banco Mundial después de 15 meses en el cargo.

El economista había señalado que el índice global de competitividad en negocios del Banco Mundial (conocido como “Doing Business”) había sido manejado en perjuicio de Chile por razones políticas durante el gobierno de la presidenta socialista Michelle Bachelet, lo que valió una respuesta del gobierno chileno que tachó de “inmoral” al Banco Mundia.

El premio Nobel de Economía -que técnicamente se llama El premio del Banco Central de Suecia- fue creado “en memoria de Alfred Nobel” y no como los otros cinco premios que se entregan por inspiración directa del famoso inventor sueco. Este premio en particular, desde que se entregó por primera vez ha tenido un fuerte dominio de estadunidenses y solo una mujer lo ha recibido: Elinor Ostrom, en 2009.

El año pasado el nobel de Economía fue para el estadunidense Richard H. Thaler, de 72 años, por sus contribuciones a la economía del comportamiento, al incorporar la psicología a la ciencias económicas.

La Real Academia Sueca de las Ciencias, señaló que las contribuciones de Richard H. Thaler, “han construido un puente entre los análisis económicos y psicológicos de la toma de decisiones individuales”.

 

Comentarios