Comuneros muestran a Jiménez Espriú daño ambiental por obras del NAIM; critican decisión por consulta

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “¡Lago sí, aviones no!” fue el grito con el que pobladores de zonas aledañas a la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) recibieron este miércoles a futuros integrantes del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quienes realizaron un recorrido para constatar los daños ambientales y violación de normas y decretos que acusan los inconformes por la obra.

Incluso, algunos ejidatarios les demandaron cancelar el proyecto en Texcoco sin someterlo a consulta pública, ejercicio que anunció el presidente electo que se aplicará a nivel nacional del 25 al 28 de octubre con las opciones de la base aérea de Santa Lucía o Texcoco.

Los próximos secretarios de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú; de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Josefa González-Blanco, y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Román Meyer Falcón, acudieron a la Universidad Autónoma de Chapingo, donde inició el recorrido en la zona de Texcoco, Estado de México, junto con los comuneros.

El primer punto fueron las minas de San Nicolás Tlaminca. Ahí, el maestro José Espino Espinoza les explicó que los trabajos que se realizan para la nueva terminal aérea afectan el cauce del río y que, en algunas partes, ya lo taparon. Agregó que hay riesgos para las casas cercanas, la zona arqueológica, el pozo de agua potable y a escuelas aledañas, además de poblaciones ancestrales descendientes de indígenas.

Peor aún, acusó que el actual gobierno no respetó ninguna norma ambiental que protege la zona. “¿En dónde tienen la cabeza esos funcionarios que no respetaron ninguna norma?”, cuestionó.

“Estamos en un área natural protegida que se llama Sistema Tetcutzingo, que comprende cerca de ocho mil hectáreas y fue decretada en 2002. El decreto dice claramente que en esta área no debe haber tiraderos ni minas. Sin embargo, las autoridades encargadas de revisar y autorizar estos proyectos lo aprobaron”.

Además, dijo que hay al menos 60 minas ilegales de las que se están extrayendo piedra, arena, graba y otros materiales para rellenar el suelo de la nueva sede aérea.

Los representantes de esa zona aseguraron que ya han llevado los documentos con las autoridades de los tres niveles de gobierno, pero dijo que “solo se echan la bolita” de la responsabilidad. Incluso, comentó que un juez del Tribunal de lo Contencioso Administrativo falló a favor del medio ambiente. No obstante, la obra sigue.

Jiménez Espriú les dijo que tomaría nota de su situación y explicó: “Venimos a corroborar lo que nos han dicho. Contrastar las diferentes versiones para informarnos y estar en posibilidad de informar a toda la comunidad nacional”.

No obstante, fue interrumpido por pobladores que le reprocharon que las muertes que podrían ocurrir por la obra “no pueden ser solucionadas por una consulta”.

Peor aún, alertaron que la organización Antorcha Campesina llevaría a su gente a votar en favor del NAIM en Texcoco. “No puede ser así con una consulta que se decida la vida de los que habitamos aquí”, le reprocharon.

“No escucharon a los pueblos”

Ignacio del Valle, integrante del Frente del Pueblo en Defensa de la Tierra, afirmó que la obra afecta severamente a distintas comunidades y a millones de personas. Por ello, exigió su suspensión.

“Es un atentado, un crimen, un ecocidio. Pedimos que vengan a ver la afectación directa a nuestra tierra, a ese lugar que es la parte más baja, no es Atenco nada más el que está en contra, hay muchas comunidades”, dijo, acompañado de pobladores que portaban sus ya característicos machetes.

Luego, recriminó: “La consulta es algo que se debió haber hecho a tiempo. Claro que no negamos que la haya, pero que el pueblo realmente esté informado, que los pueblos que somos afectados seamos escuchados ampliamente”.

El futuro titular de la SCT reiteró: “Yo he dicho en muchas ocasiones, planteé en la campaña que la infraestructura que se desarrollará tendría por objeto el desarrollo regional y el ordenamiento territorial, y que ese lo íbamos a definir en el territorio, no en el escritorio. Por eso estamos viniendo a los territorios qué hay que arreglar”.

Los pobladores agradecieron a los futuros funcionarios la visita a las zonas afectadas, pues aseguraron que ninguno de los actuales titulares del gobierno federal ha acudido a escuchar sus demandas.

Comentarios