Reos en Tacámbaro desfilan ante 200 imágenes de desaparecidos; familiares piden su “colaboración” para identificarlos

TACÁMBARO, Mich. (apro).- Más de 140 reclusos acusados de robo, secuestro, violación y tráfico de drogas, entre otros ilícitos, fueron formados en el patio del Centro Penitenciario de esta ciudad para que desfilaran frente a más de 200 imágenes de mujeres y hombres desaparecidos, y se les pidió su “colaboración” para reconocerlos.

La medida formó parte de las acciones de la Caravana Internacional de Búsqueda en Vida de Personas Desaparecidas, que en estos momentos recorrerá Morelia, Tacámbaro, Lázaro Cárdenas y Apatzingán, ciudades michoacanas que acumulan el mayor número de desapariciones en el estado.

“Los estamos buscando en vida, pero también estamos conscientes que puede ser que los encontremos muertos”, expuso Julio Sánchez Padilla, uno de los voceros de esta caravana.

Son casi 90 familiares de personas desaparecidas que participan en la caravana recorriendo penales e instalaciones forenses; también organizan marchas y acuden a instituciones educativas para buscar a sus seres queridos.

“Cuando alguien muere se le tiene que dejar ir, cuando alguien desaparece se le tiene que hacer volver”, se lee en las playeras que portan los familiares.

En el penal de este municipio, algunos internos señalaron “encontrar mucho parecido” con algunas y algunos jóvenes desaparecidos. Dijeron haberlos visto en estados del norte del país o en el extranjero, concretamente en California, Estados Unidos.

“Cada detalle, cada indicio sirve… créanme que cualquier pista es muy valiosa para nosotros”, señalaron las mujeres mientras documentaban los casos.

“Ustedes, la mayoría, tienen hijos. Ayuden de corazón, digan con toda franqueza si pudieran haber visto a nuestros familiares”, soltó Julio Sánchez, quien busca a su hija Tania Sánchez Aranda, desaparecida hace más de seis años.

En el penal se vivió un doble dolor: el de los presos que deben conformarse con ver a sus seres queridos sólo un par de horas, dos veces por semana, y el de los familiares que llevan años buscando rastros y huellas sin un pequeño indicio de dónde pueden estar sus desaparecidos.

En esta caravana los familiares viajan en dos autobuses, acompañados por patrullas de las policías Federal y Estatal, así como visitadores de Derechos Humanos y de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas.

Esta mañana, en el Pueblo Mágico de Tacámbaro, asistieron a una misa en el Santuario de La Virgen de Guadalupe y posteriormente se dirigieron al centro penitenciario. El lunes y martes visitaron Centros de Readaptación Social local y federal de Morelia.

La caravana enfilará mañana hacia la costa, Lázaro Cárdenas y Apatzingán, una de las regiones más calientes en el país en cuestión de violencia.

Comentarios