Gobierno de Trump otorga beneplácito a Martha Bárcena como embajadora de México en EU

NUEVA YORK (apro).- El gobierno del presidente Donald Trump otorgó su beneplácito a la nominación de Martha Bárcena, propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador para ser embajadora de México ante Estados Unidos.

Este lunes el Departamento de Estado envió a la embajada de México en Washington la notificación oficial de la entrega del beneplácito a la postulación de Bárcena, confirmó a Apro, vía telefónica, un funcionario del gobierno estadunidense.

“La embajada (mexicana) fue informada vía electrónica por parte de la oficina de Protocolo del Departamento de Estado”, indicó el funcionario del gobierno de Trump.

Miembro del Servicio Exterior, Bárcena funge actualmente como representante permanente de México ante la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en Roma, Italia.

Semanas atrás, antes de la toma de posesión de López Obrador como presidente de México y de Marcelo Ebrard como secretario de Relaciones Exteriores, Bárcena visitó Washington para hacer un recorrido por la embajada mexicana, se entrevistó con los funcionarios del servicio exterior que la integran y fue recibida por el ahora exrepresentante de México ante el gobierno estadunidense, Gerónimo Gutiérrez.

Durante su breve visita a la sede diplomática, Martha Bárcena sostuvo breves entrevistas con algunos de los funcionarios que la componen y también con el cónsul de México en Washington.

La próxima embajadora mexicana en Estados Unidos, dado que su confirmación por el Senado se considera mero trámite, es muy cercana al presidente López Obrador y al actual canciller.

Y la principal tarea que enfrentará es el manejo de la política migratoria con el gobierno de Donald Trump, quien insiste en manejar el tema con mano dura, enfocado en la construcción de un muro en la frontera sur de su país con México, cerrar la frontera a los inmigrantes y expulsar de la Unión Americana a todos los indocumentados.

El tema inmediato en la agenda de trabajo de Bárcena, cuando llegue a ejercer su puesto en Washington, será el de enfrentar la insistencia del gobierno de Trump para que México se haga responsable del resguardo, refugio, alimentación y seguridad de los miles de inmigrantes centroamericanos que buscan asilo político en Estados Unidos.

Como integrantes de las caravanas de solicitantes de asilo, miles de centroamericanos se encuentran varados en la frontera norte de México a la espera de ingresar por los puertos de entrada legales de la frontera sur de Estados Unidos, para iniciar sus trámites petitorios.

Pero el gobierno de Trump insiste en que México se haga cargo de esos centroamericanos mientras las cortes migratorias procesan las peticiones de asilo de quienes puedan solicitarlas, un proceso legal que puede tardar hasta tres o cuatro años.

Por intervención directa de López Obrador como presidente electo, el entonces gobierno de Enrique Peña Nieto rechazó el acuerdo que estaba a punto de firmar con Trump para convertir a México en un Tercer País Seguro de migrantes que buscan ingresar a la Unión Americana.

En contraste con la postulación de Bárcena, en el gobierno de Trump no hay por ahora nombre de un posible candidato para ser embajador de Estados Unidos en México, puesto que quedó vacante desde mayo pasado, cuando Roberta Jacobson renunció al cargo.

Comentarios