Perfectos desconocidos: Lágrimas, risas… y los celulares

La cinta de Manolo Caro La cinta de Manolo Caro

Manolo Caro cierra 2018 estrenando la cinta Perfectos desconocidos, una “generosa comedia” italiana que roza la farsa y la tragedia. El remake pone al descubierto nuestra dependencia tecnológica, aderezada por el director con “el espíritu caótico, pasional, hilarante que poseemos los latinos, y en especial los mexicanos, para resolver las cosas”. Actúan: Bruno Bichir, Manuel García Rulfo, Franky Martín, Miguel Rodarte, Cecilia Suárez, Ana Claudia Talancón y Mariana Treviño.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La película italiana Perfetti sconosciuti se ha vendido a 15 naciones, entre ellas México, y es Manolo Caro quien dirige el remake en el país, por lo que Perfectos desconocidos se convierte en la primera versión en América Latina.

“Cuando me propusieron rodar el largometraje, me di cuenta que no había forma de negarme. Me parece que hay historias que llegan a tu vida y las tienes que elaborar de alguna u otra forma”, relata en entrevista el también realizador de la serie televisiva La casa de las flores, y los largometrajes No sé si cortarme las venas o dejármelas largas, Amor de mis amores, Elvira, te daría mi vida pero la estoy usando y La vida inmoral de la pareja ideal.

Perfectos desconocidos se exhibe a partir del 25 de este mes en México y el 11 de enero en Estados Unidos. Es la primera vez que el cineasta estrenará un filme en ese país.

El teléfono portátil contiene todos los secretos del que lo posee. En esta historia (que mantiene cada instante con los nervios de punta al público), siete personas (tres parejas y un soltero), amigos de muchos años, proponen un juego durante una cena: Mostrar a todos lo que les llega al móvil, llamadas y mensajes, en altavoz.

Así, verdades incómodas, complicidades inesperadas y secretos embarazosos salen a la luz, haciendo que la reunión se torne tensa y hostil. Al mismo tiempo se amplifican los conflictos ya existentes entre los distintos matrimonios y ponen de manifiesto no sólo que mentían y engañaban mutuamente, observando que en realidad ninguno de ellos se conoce tan bien como pensaban.

Filippo Bologna, Paolo Costella, Paola Mammini, Rolando Ravello y Paolo Genovese escribieron el guión del filme Perfetti sconosciuti (2016), dirigido por este último, el cual resultó ser un éxito de taquilla en Italia, y obtuvo diversos premios en festivales dentro y fuera.

Ese triunfo propició que en 2017 se realizara una versión española de la película; la dirigió el célebre Álex de la Iglesia, a la cual en 2018 le siguieron nuevos remakes producidos, entre otros, por Turquía, Francia, India, Corea del Sur o Hungría, y se ha confirmado que ya se están preparando nuevas versiones en Alemania, China, Polonia, Qatar, Suecia, y Singapur.

Caro reúne un elenco destacado de actores mexicanos: 

Bruno Bichir (El callejón de los milagros, Crónica de un desayuno, Generación Spielberg), Manuel García Rulfo (Los siete magníficos, Sicario: El día del soldado, Viudas), Franky Martín (las series televisivas Hospital central, La tempestad, Lo imperdonable), Miguel Rodarte (El tigre de Santa Julia, Salvando al soldado Pérez, Tiempo compartido), Cecilia Suárez (Sexo, pudor y lágrimas, Párpados azules y la serie Las oscuras primaveras), Ana Claudia Talancón (El crimen del padre Amaro, Arráncame la vida, American Curious) y Mariana Treviño (Cómo cortar a tu patán, Eres mi pasión, y la serie Club de Cuervos).

Mentira piadosa

–¿Qué reto le implicó incluir en el guion su sello personal?  –se le interroga a Caro.

–El reto fue desapegarme. Sólo conozco las versiones italiana y española; no he visto ni la francesa, ni la turca, ni la griega, que ya se estrenaron.

“Por supuesto, para mi versión, respeté el guion, el cual es maravilloso, súper redondo; entonces no hay mucho que hacerle. Pero con los actores traté de ponerle el espíritu caótico, pasional, hilarante que poseemos los latinos, y en especial los mexicanos para resolver las cosas. 

“También siento que el rollo de la mentira piadosa que se utiliza mucho en México, venía muy bien con nuestro entorno social. En México cuánta gente no te miente para no hacerte sentir mal o no meterse en un problema, y de eso habla Perfectos desconocidos, de los secretos que guardas para no hacerle daño a un tercero.”

–¿Fue difícil asentar ante la cámara ese juego con los celulares?

–Es un juego que de entrada yo nunca lo jugaría, y ni siquiera es por lo que esconda, sino por respeto a la vida privada y también este misterio que debemos de tener los seres humanos, para poder alimentarnos nosotros mismos de nuestra realidad, sin abrirlo y dejarlo al escrutinio público.

“Porque si andas por la vida ahí contando todo o diciendo todo, el mundo va a opinar y te vas a convertir en un charlatán o en un moppet (“muñeco”) de una sociedad. Creo que hay que alimentar nuestra privacidad y dejar cosas para nosotros, para construirnos desde el interior.”

–¿A qué atribuye el éxito de Perfetti sconosciuti y de que la hayan comprado alrededor de quince países?

–Es complicado saberlo, pero quizá por ser un tema muy actual. Es un tópico con el que mucha gente se siente muy identificada, porque todos estamos en este mundo de las redes sociales, del celular, esclavos de lo que sucede.

“Igual, es un proyecto muy generoso para los actores. Es una comedia donde los actores se pueden lucir. Cuenta con un abanico para demostrar también que la comedia se puede laborar de manera inteligente y puede poseer un arco que va desde lo hilarante hasta un drama profundo de dolor, de descubrimiento. Hay una cosa como de reivindicar la comedia, pues los mejores actores hicieron la versión española. Bérénice Bejo hizo la versión francesa, en Italia también conformaron el elenco los mejores actores de ese país (Giuseppe Battiston, Anna Foglietta, Marco Giallini, Edoardo Leo, Valerio Mastandrea, Alba Rohrwacher y Kasia Smutniak).”

Al preguntarle cómo construyó el elenco mexicano, relata complacido:

“¡Fue fuerte! Son siete actores con un carácter muy particular, con un tipo de escuela muy diferente. Había una gran ventaja: Se llevan muy bien, respetan mucho la carrera uno del otro y sabían que debían estar muy enfocados, porque era muy poco tiempo para rodar una película, era mucho menor el tiempo de lo que acostumbramos en promedio para rodar una cinta mexicana. Nosotros filmamos Perfectos desconocidos durante tres semanas encerrados en un set.”

El tercer brazo

En torno a la dependencia que pesa sobre el ser humano por la tecnología, Caro enfatiza:

“Hemos hecho del conjunto de técnicas un aliado y un enemigo de nuestra privacidad, y también de nuestra integridad. Ahora la tecnología quita la paz. El celular pareciera que es un tercer brazo. Cuántas veces no sucede que lo olvida uno en la casa y parece que se deja algo de uno mismo, hasta te sientes desnudo, me parece absurdo. ¡Y te lo dice una persona que está muy clavada con el celular!, es decir, yo todo el día trabajo en mi teléfono.” 

Opina que el teléfono portátil ha creado un individualismo tremendo:

“Si nosotros como personas no frenamos esta invasión, que tiene que ver con la mercadotecnia y el consumismo, o no lo aprendemos a analizar y a visualizar como tal, nos va a terminar tragando y el día de mañana nuestra vida va a ser despertarnos, estar en la computadora, en el teléfono, en la televisión, y vamos a creer que a partir de ahí estamos teniendo relaciones humanas, cuando ya lo último que hay es humanidad.”

Caro siempre ha mostrado un interés especial por abordar las complejidades inherentes a las relaciones humanas y la vida en pareja. Aquí no es la excepción, utilizando los conflictos que surgen entre sus personajes para hablar de temas como la infidelidad, la identidad sexual, los prejuicios, el hastío de la vida conyugal y la mentira.

“Me hubiera encantado escribir ese relato, va de la mano con las historias que estaba haciendo sobre situaciones caóticas” exalta el director.

Perfectos desconocidos se mostró por primera vez en la 16 edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM). 

El cineasta acepta estar emocionado sobre su estreno en México, donde la distribuye Cinépolis, y en Estados Unidos, sobre el cual manifiesta:

“Es la primera vez que voy a estrenar en salas de allá. Me ha divertido mucho el promocionar en otra nación algo que quise hacer de raíz muy mexicana, para que tuviera identidad y se diferenciara de las otras versiones. 

“Me gusta muchísimo llegar también en las fechas decembrinas a las pantallas mexicanas, porque creo que son buenas épocas para salir con la familia, con los amigos, para reírte y cuestionarte. Creo que el fin de año es un buen momento para cerrar ciclos, y aunque Perfectos desconocidos es una comedia, y muy divertida, invita mucho a evaluar en dónde está uno parado y qué es lo que hace y a quién le estás diciendo realmente cosas.”

Termina enfatizando:

“Ha sido un gran regalo realizar este filme. 2018 ha sido un año fabuloso, maravilloso y muy generoso para mi persona después de La casa de las flores y la pieza teatral que dirigí, Straight, de Scott Elmegreen y Drew Fornarola, en los meses de mayo a julio en el Teatro Milán. Con Perfectos desconocidos es una manera de cerrar con broche de oro y también me va a permitir tomar un poco de distancia y cuestionarme hacia dónde quiero ir y qué realizar el próximo en 2019”.   

Este texto se publicó el 23 de diciembre de 2018 en la edición 2199 de la revista Proceso.

Comentarios

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha. Foto: Carlos Enciso.

Load More