Testigo en “Caso Cancún” embarró a Guillermo Pacheco, aspirante priista al interinato en Puebla

El priista Guillermo Pulido Pacheco. Foto: Especial El priista Guillermo Pulido Pacheco. Foto: Especial

CANCÚN, Q. Roo (apro).- Guillermo Pacheco Pulido, aspirante priista a la gubernatura interina de Puebla, fue mencionado por un testigo en el llamado “Caso Cancún”, por el cual el exgobernador Mario Villanueva, preso en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Chetumal, fue procesado y sentenciado por “lavado dinero”.

El 28 de julio de 1998, Ramón Gumaro Garza, testigo clave de la Procuraduría General de la República en su acusación contra Villanueva Madrid, declaró contra Pacheco Pulido y refirió que en 1996 éste asistió a diversas reuniones con Fabián Campos, entonces comandante de la Policía Judicial Federal en el estado; Mario Villanueva, y el también poblano Manuel Martínez, alias Hugo Martínez, además de “algunos narcotraficantes”.

El testigo clave detalló: “…y al preguntarle al comandante Fabián sobre lo que platicaban, éste me manifestó que todo lo relacionado con drogas, teniendo conocimiento que en estas reuniones también se encontraba una persona de apellido Pacheco, quien al parecer se desempeñó como presidente municipal de Puebla, teniendo entendido que esta última persona se dedicaba en esa época a transportar droga, que arriba a Cancún vía lanchas, procediendo a transportar la misma al estado de Veracruz por vía terrestre, la cual posteriormente se transportaba en unas pipas que son arregladas para ese efecto, hasta la ciudad de Puebla, Puebla, y que de ahí procedían a transportarla en camiones con madera hasta la ciudad de Juárez, Chihuahua”.

El 15 de febrero de 1999, Ramón Gumaro Garza declaró nuevamente contra Pacheco Pulido y precisó que a las 11 o 12:30 de un día del mes de septiembre u octubre de 1996, se encontró en la zona hotelera de Cancún “al expresidente municipal de Puebla”, y Hugo Martínez le dijo que “ese señor traficaba con cocaína con unas personas del estado de Veracruz de apellido Vázquez, al parecer uno de ellos de nombre Cirilo…”.

Ambos, subrayó, lo siguieron hasta el restaurante que está enfrente de la presidencia municipal de Cancún”.

Añadió: “El expresidente municipal llegó al restaurante y entró al baño, cuando él salió, Hugo y yo ya estábamos sentados en una mesa cerca de la barra y la caja registradora… El expresidente se sentó cerca de la barra y le preguntó al de la caja por una persona. El cajero dijo que a las tres o cuatro era la hora en que salían de la presidencia municipal”.

Según Gumaro Garza –asesinado el 20 de diciembre de 2011 en el penal de Apodaca, Nuevo León, por otro reo federal identificado como Reynaldo Arizpe García, mientras cumplía una sentencia de 40 años por la ejecución del abogado Agapito Garza Salinas, en los noventa–, al día siguiente se reunieron “el expresidente municipal de Puebla y dos colombianos”.

Prosiguió: “Pacheco y Hugo se pasaron a otra mesa, y luego de unos 40 minutos, el segundo les dio indicaciones para que acudieran a un hotel. En el cuarto de hotel fueron recibidos por dos colombianos y Hugo refirió que iban de parte de Pacheco, y ambos sujetos contestaron que ya los estaban esperando”.

Durante el encuentro, dijo, hubo diferendos por el precio y ambos bandos acordaron “que mejor se entendieran con Pacheco”.

Al final de su declaración, Ramón Gumaro Garza de la Garza soltó:

“… a la persona que ha referido como Pacheco, del que en este momento se entera responde al nombre de Guillermo Pacheco Pulido, haciendo la aclaración de que la última vez que lo vi estaba un poco más ‘gordito’, es la persona que contactó con el colombiano del restaurante que se encuentra enfrente de la presidencia municipal de Cancún, Quintana Roo… fue el que nos mandó al hotel con otro colombiano para que nos mostrara la droga que he referido, misma que vimos en las circunstancias que he referido”.

El pasado miércoles 16, Guillermo Pacheco Pulido presentó al Congreso local una carta de intención para ocupar la gubernatura interina.

Para ello, el exalcalde poblano, quien también fungió como presidente del Tribunal Superior de Justicia en el sexenio de Melquiades Morales y en los primeros tres años de gobierno de Mario Marín Torres, buscó acercamientos con diputados de Morena, entre ellos Héctor Alonso Granados y Emilio Maurer.

De acuerdo con analistas políticos, Pacheco Pulido podría ser un candidato serio a ocupar la gubernatura interina, ya que, además de ser propuesto por el Grupo Renovación del PRI, también se le considera cercano al excandidato Luis Miguel Barbosa, quien ejerce el liderazgo moral de Morena en la entidad.

El priista tiene a su favor haber sido diputado local y federal, y tres veces dirigente estatal del tricolor, además de académico de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y autor de libros sobre derecho.

Comentarios

Load More