Desempleo repunta 3.6% en diciembre de 2018

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El último mes del 2018 cerró con un mercado laboral más deteriorado al incrementar el desempleo y la subocupación, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La Tasa de Desocupación (TD), que se refiere al porcentaje de la Población Económicamente Activa (PEA) que no trabajó siquiera una hora durante la semana de referencia de la encuesta, pero manifestó su disposición para hacerlo e hizo alguna actividad por obtener empleo, fue de 3.6% de la PEA a nivel nacional, proporción superior a la del mes previo.

Sin embargo, al considerar solamente el conjunto de 32 principales áreas urbanas del país, en donde el mercado de trabajo está más organizado, la desocupación en este ámbito significó 4.4% de la PEA en el último mes de 2018, porcentaje superior al de 3.9% del mes inmediato anterior, con series ajustadas por estacionalidad.

Los estados en donde el desempleo se elevó fueron Campeche, Chiapas, Ciudad de México, Durango, Michoacán, Oaxaca, Tabasco y Tlaxcala.

Por otra parte, la información preliminar de la ENOE para diciembre del año pasado muestra que la población subocupada, medida como aquella que declaró tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas representó 7.2% de la población ocupada según cifras desestacionalizadas, tasa mayor que la de 7.1% del mes previo.

Informalidad se frena

De acuerdo con el Inegi, la Tasa de Informalidad se ubicó en 56.8% de la población ocupada en diciembre pasado, cifra inferior a la de noviembre pasado que fue de 57.1%, con series desestacionalizadas.

Dicha tasa se refiere a la suma, sin duplicar, de los que son laboralmente vulnerables por la naturaleza de la unidad económica para la que trabajan, con aquellos cuyo vínculo o dependencia laboral no es reconocido por su fuente de trabajo.

Así, en esta tasa se incluye -además del componente que labora en micronegocios no registrados o sector informal- a otras modalidades análogas como los ocupados por cuenta propia en la agricultura de subsistencia, así como a trabajadores que laboran sin la protección de la seguridad social y cuyos servicios son utilizados por unidades económicas registradas

Por su parte, la Tasa de Ocupación en el Sector Informal representó 27.5% de la población ocupada en el último mes de 2018 y significó un aumento respecto a la del mes previo de 27.4%, con datos ajustados por estacionalidad.

De esta forma, dicha tasa considera a todas las personas que trabajan para unidades económicas no agropecuarias operadas sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar o de la persona que encabeza la actividad sin que se constituya como empresa, de modo que la actividad en cuestión no tiene una situación identificable e independiente de ese hogar o de la persona que la dirige y que por lo mismo tiende a concretarse en una muy pequeña escala de operación.

Características de la población ocupada

Según el Inegi, del total de ocupados, el 68.8% opera como trabajador subordinado y remunerado ocupando una plaza o puesto de trabajo, 21.5% trabaja de manera independiente o por su cuenta sin contratar empleados, 5.1% son patrones o empleadores, y finalmente un 4.6% se desempeña en los negocios o en las parcelas familiares, contribuyendo de manera directa a los procesos productivos, pero sin un acuerdo de remuneración monetaria.

Asimismo, la población ocupada por sector de actividad se distribuyó de la siguiente manera: en los servicios se concentró 42.9% del total, en el comercio 18.7%, en la industria manufacturera 16.9%, en las actividades agropecuarias 12.2%, en la construcción 8%, en “otras actividades económicas” (que incluyen la minería, electricidad, agua y suministro de gas) 0.7% y el restante 0.5% no especificó su actividad.

 

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios