Dejan mantas en Guadalajara donde acusan a Aguirre y a diputado local de presuntos nexos con el narco

CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- El conflicto armado protagonizado por grupos delictivos que disputan la producción de heroína en la Sierra de Guerrero fue exhibido públicamente en la la zona metropolitana de Guadalajara, donde colocaron mantas en las que acusan al exgobernador perredista, Ángel Aguirre Rivero y al diputado local priista Olaguer Hernández Flores de presuntos nexos con el narco.

Reportes oficiales indican que esta mañana fueron encontradas dos mantas en sitios públicos ubicados sobre la avenida Adolfo López Mateos y calzada Lázaro Cárdenas, así como en el municipio de Zapopan.

El mensaje está dirigido al secretario de Seguridad Pública del gobierno federal, Alfonso Durazo y el fiscal general, Alejandro Gertz, y señalan que en los estados de Guerrero, Oaxaca, Morelos, Puebla y Jalisco, operan bandas delictivas al amparo de personajes políticos y que se encargan de distribuir narcóticos a los Estados Unidos y países europeos.

Enseguida acusan a presuntos delincuentes identificados como Omar Cuenca Marino El Niño Popis; Santiago Mazari Hernández, El Carrete; Zenén Nava Sánchez, El Chaparro; Juán Castillo Gómez, El Teniente; Onésimo Marquina Chapa, El Necho; Javier Marquina Chapa, El Barbas; Humberto Moreno, El Comunitario; José Hernández Flores, El Mocho y el diputado local priista de Guerrero, Olaguer Hernández Flores.

Incluso, refieren que el exalcalde de Tlacotepec y dos veces diputado local del PRI, Olaguer Hernández y los presuntos delincuentes mencionados, son líderes de la policía comunitaria en diferentes municipios de Guerrero y que responderían al mando de El Niño Popis.

Los responsables del mensaje aseguran que las personas que refieren junto al grupo Guerreros Unidos y el exgobernador Ángel Aguirre Rivero, son responsables de la masacre y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En noviembre de 2014, el diario Reforma publicó una nota donde se informó que el presunto líder de Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias Salgado había declarado ante la Procuraduría General de la República (PGR), que Omar Cuenca Ramírez, El Niño Popis se había convertido en el nuevo jefe de la organización criminal de Los Rojos.

Casarrubias dijo al Ministerio Público que El Niño Popis goza de la protección de elementos de la Fiscalía y la Secretaría de Seguridad Pública de Guerrero y que el día en que ocurrió la desaparición de los 43 normalistas, había enviado a un grupo de sicarios a Iguala.

En noviembre pasado, el conflicto armado que mantienen grupos delictivos de Chichihualco y Tlacotepec en la sierra de Guerrero, se extendió a la Ciudad de México donde fueron colocadas mantas con un mensaje dirigido al presidente electo Andrés Manuel López Obrador y en las que acusaron al gobernador priista Héctor Astudillo Flores de brindar presunta protección a una supuesta red criminal que involucra a políticos y funcionarios estatales y jefes militares.

El texto del mensaje apareció firmado por “la ciudadanía guerrerense” y hace un llamado al presidente Andrés Manuel López Obrador para que intervenga ante el conflicto armado en la Sierra, donde grupos criminales disputan el control de la franja minera y amapolera.

En la misma investigue “a los corruptos que gobiernan el estado de Guerrero, comenzando con el gobernador y sus colaboradores políticos y brazo armado”, indican las mantas.

Dos meses después, vuelven a colocar mantas donde hacen referencia al mismo conflicto armado que se vive en la Sierra de Guerrero, pero ahora en la ciudad de Guadalajara.

 

Comentarios