Hallan al menos siete cuerpos y 60 huesos en 14 fosas clandestinas en Guerrero

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Integrantes de la Cuarta Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, procedentes de diversos estados del país, localizaron al menos siete cuerpos y 60 huesos en 14 fosas clandestinas ubicadas en los municipios de Iguala, Huitzuco, Valerio Trujano (Tepecoacuilco) y Chilpancingo.

Lo anterior fue informado por familiares de víctimas durante una conferencia realizada esta mañana en Huitzuco, al concluir los trabajos de la Brigada Nacional, que comenzaron el pasado 20 de enero.

Al hacer un balance de los 13 días de búsqueda, los participantes lamentaron que, si bien el caso Ayotzinapa exhibió el nivel de colusión de autoridades con la delincuencia, Guerrero sigue siendo una fosa clandestina y la incidencia criminal no disminuye.

Por ello, criticaron la criminal indolencia del gobierno de Héctor Astudillo Flores frente al tema de los desaparecidos, y recordaron que el mandatario estatal hizo negocios al amparo del poder con el caso de los cadáveres que no han sido identificados, al adjudicar un contrato millonario para construir el cementerio forense en un panteón privado propiedad de su compadre, el diputado local priista Heriberto Huicochea Vázquez.

Mario Vergara, integrante de la Brigada, informó que donde localizaron más fosas clandestinas con restos humanos fue en el poblado de Tetelilla, municipio de Tepecoacuilco, e incluso dijo que el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, fue testigo del hallazgo.

De igual manera, destacó que en la zona poniente de Chilpancingo recorrieron un cementerio clandestino que ya había sido procesado por la Fiscalía estatal de manera incorrecta, porque dejaron una osamenta completa y varios fragmentos óseos.

Otro punto explorado fue el municipio de Huitzuco, específicamente el cerro Los Timbres y La Mula de la comunidad de Tlaxcalac, donde también hallaron restos y una osamenta incompleta al interior de una cueva.

Mencionó que tenían contemplado recorrer algunos puntos en Iguala y Cocula, pero no llegaron allá porque recibieron amenazas de muerte, debido a que la zona permanece activa como tiradero de cadáveres, lo mismo que una barranca en Chilpancingo y otros sitios rumbo a la parte serrana.

Los familiares exigieron a las autoridades de los tres niveles de gobierno que asuman su responsabilidad en el tema de la búsqueda de personas desaparecidas, y advirtieron que planean regresar a Guerrero, porque no pudieron recorrer más puntos donde tienen información de que existen fosas clandestinas ignoradas por las autoridades ministeriales de la entidad.

Comentarios