De gravar a empresas digitales, México recaudaría 3.4 mmdp, afirma la Cepal

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) reveló que si México decidiera gravar a empresas digitales como Uber, Netflix, Spotify y Apple, el país recaudaría 178.8 millones de dólares, que convertidos al tipo de cambio actual, rondarían los 3.4 mil millones de pesos.

Así lo dejó ver el reporte Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe, publicado este martes, que además alertó:

“No hacerse cargo de los desafíos tributarios de la digitalización de la economía implica renunciar a una cantidad importante de recursos fiscales, renuncia que será cada vez mayor en la medida en que los nuevos modelos de negocio de la economía digital se vayan consolidando”.

El calculo del organismo regional, está basado en las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), de forma que se considera la aplicación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en todos los servicios, mientras que el impuesto sobre los servicios digitales solo se aplicaría sobre los servicios de intermediación de las plataformas multilaterales, en este caso Uber. El cálculo se basa en las estimaciones de ventas por empresa y país.

De esta forma, la Cepal estima una recaudación anual de 580 millones de dólares para el conjunto de países conformado por Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Perú y Uruguay.

De ese total de ingresos, 572 millones de dólares provendría del IVA y ocho millones de dólares del impuesto sobre los servicios digitales.

“Evidentemente, esta es una estimación conservadora, pues hay otras varias empresas relevantes que no han sido consideradas”, acotó el reporte.

En el caso de México, 176.9 millones de dólares, que equivalen a 3.3 mil millones de pesos provendrían del IVA y el resto del impuesto sobre servicios digitales.

México el más beneficiado de la región

De acuerdo con el reporte, entre los países mencionados, México sería el país más beneficiado al gravar a empresas digitales ya que según “las estimaciones conservadoras”, como ya se mencionó ingresaría 178.8 millones de dólares; Brasil, 157.1 millones; Argentina, 87.1 millones; Colombia, 53.1 millones; Chile, 39.3 millones; Perú, 35 millones;  Ecuador, 11.4 millones; Uruguay, 7.5 millones; Costa Rica, 5.1 millones; mientras que Bolivia ingresaría a sus arcas cinco millones de dólares.

La Cepal identificó a las siguientes empresas que operan en América Latina y podrían ser gravadas como Uber, Didi Chuxing, Airbnb, Xiaozhu, BlaBlaCar, Sina Weibo, Amazon Marketplace, Taobao, Facebook, NetEase o Google, Deliveroo, Foodora, Uber Eats.

El reporte explica que la OCDE recomienda dos reglas generales para determinar el lugar de aplicación del IVA para los suministros de servicios e intangibles entre empresas y consumidores:

En primer lugar, para suministros que se realizan físicamente en un lugar fácilmente identificable y que normalmente se consumen al mismo tiempo y en el lugar donde se realizan físicamente en presencia de la persona que realiza el suministro y la persona que lo consume (por ejemplo, servicios de hospedaje, cines o restaurantes), la directriz 3.5 recomienda que el IVA se aplique en el lugar se ejecuta el servicio.

Mientras que para los demás suministros de servicios e intangibles (por ejemplo, compra de aplicaciones para un teléfono móvil, software para un computador, suscripción a una plataforma de música y videos), la directriz 3.6 recomienda aplicar el IVA en la jurisdicción en que el cliente tenga su residencia habitual.

En el caso del impuesto sobre los servicios digitales, se aplicaría como en la Unión Europea, como una medida provisional que se hace cargo de los problemas que la economía digital ha generado en el impuesto a la renta relacionados con el desajuste entre el lugar donde tributan los beneficios y el lugar donde se crea valor, en particular en el caso de los modelos de negocio que dependen en gran parte de la participación de los usuarios.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios