Niegan amparo por compra de colchones podridos para damnificados de Sinaloa

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Un juez negó proporcionar un amparo al excoordinador administrativo de la Secretaría del Desarrollo Social de  Sinaloa, Carlos Castro Olivas, acusado de comprar colchones podridos para damnificados.

De acuerdo con información publicada por el semanario Ríodoce, el exfuncionario fue vinculado a proceso por los delitos de peculado y negociaciones ilícitas desde el pasado 23 de octubre de 2018.

Se le acusó de haber comprado colchones viejos y podridos que fueron entregados a los damnificados por la depresión tropical 19-E, que afectó a los estados de Sinaloa, Sonora y Baja California Sur.

Tras su vinculación a proceso, Castro Olivas tramitó un amparo alegando que el Juez de Control no analizó los argumentos de la defensa ni justificó su decisión, así como que los datos de prueba de la Fiscalía no acreditan el delito.

El Juez de Distrito consideró que los alegatos son infundados y negó el amparo.

“Tal como lo consideró el Juez de Control responsable, los datos de la investigación emprendida por el Ministerio Público se reputan idóneos, pertinentes, y en su conjunto suficientes, hasta este momento procesal, para establecer que en el caso se cometió el hecho delictivo proceso”, estableció el Juez de Distrito, de acuerdo con Ríodoce.

De acuerdo con la parte acusadora, Castro Olivas eligió a los proveedores de los colchones, la empresa El Mariachi y a Francisco Benjamín Landgrave Buelna, a quienes pagó 2 millones 970 mil pesos pese a no dedicarse a la venta de colchones.

El entonces funcionario argumentó que los pagos se hacían con autorización del entonces titular de la Sedesol, Raúl Carrillo Castaños, y que los proveedores eran elegidos por la subsecretaria de Planeación Económica de la Secretaría de Economía, Morayma Yaseen Campomanes. (Con información de Ríodoce)

Comentarios