Indagan como feminicidio muerte de Aideé en el CCH Oriente; alumnos exigen destitución de autoridades

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “Aideé estaba muy feliz porque casi entraba a la Universidad”, contó Gilberta Mendoza, tía de la estudiante de sexto semestre del CCH Oriente de la UNAM, quien ayer murió por un disparo de arma de fuego que, presuntamente, salió del mismo salón donde tomaba clase de regularización de Matemáticas.

La titular de la Procuraduría General de Justicia local (PGJ-CDMX), Ernestina Godoy, informó que se activó el protocolo para investigar feminicidios y el de atención a personas indígenas, ya que los padres de la joven de 18 años, son originarios de Puebla y hablan náhuatl.

Hasta ahora, dijo, la principal línea de investigación del crimen “es interno”, es decir, que el proyectil fue disparado “entre los jóvenes que estaban ahí”.

En entrevistas que ofreció esta mañana en radio, televisión y al salir de la reunión del gabinete de seguridad, la funcionaria comentó que, desde ayer por la noche, policías de Investigación, acompañados de personal del área de Atención a Víctimas, acudieron a los domicilios de los estudiantes para solicitar su testimonio sobre los hechos ante el Ministerio Público.

El profesor y dos alumnos mayores de edad ya rindieron su declaración y se espera que este martes seis estudiantes menores de edad acudan en compañía de sus padres.

Godoy Ramos añadió que esperan los resultados de la necropsia para saber la verdadera causa de la muerte de Aideé, ya que en un principio se habló de que los paramédicos que la atendieron le diagnosticaron un infarto agudo al miocardio.

No obstante, adelantó que el orificio que provocó el disparo en el costado derecho de la joven “es muy pequeño”, por lo que se podría pensar en que el arma usada era de un calibre menor, además de que no generó “mucho ruido”. Detalló que en la escena del crimen no hallaron el casquillo del proyectil, por lo que éste podría haber quedado alojado en el cuerpo de la estudiante.

Además, con la anuencia de las autoridades del plantel -que este martes permanece cerrado-, peritos en criminalística regresaron al salón de clases para confirmar que el proyectil no se originó fuera del aula y, con ello, descartar la hipótesis de que fue una bala perdida.

La titular de la PGJ añadió que también revisan los videos que captaron las cámaras de vigilancia de la UNAM dentro del plantel para observar los momentos previos y posteriores al hecho.

Por lo pronto, ante las distintas versiones en torno a la atención que recibió la víctima, aclaró: “no vamos a criminalizar previamente a los paramédicos, incluso al profesor y a los jóvenes que la auxiliaron, no se puede decir que ocultaron información”.

Ambulancia tardó 50 minutos

En entrevista radiofónica con Aristegui Noticias, Gilberta Mendoza describió a su sobrina como una chica “tranquila, muy responsable, hogareña, sin novio”. Por eso no encontraba explicación sobre su muerte, mientras esperaba afuera del Hospital del ISSSTE Zaragoza, donde tuvo que reconocer el cadáver.

La mujer contó que cuando Aideé sintió un dolor en su costado, pidió a una de sus amigas que la revisara, pero ésta no le encontró nada aparente. Sin embargo, instantes después la joven se desvaneció.

Fue entonces que el profesor pidió a los demás alumnos salir de salón para revisar a su compañera. Al levantarle la blusa, se dieron cuenta de que tenía una mancha de sangre, por lo que de inmediato pidieron la intervención del personal médico del plantel.

Al mismo tiempo, solicitaron una ambulancia que, según Gilberta Mendoza, tardó casi 50 minutos en llegar al plantel y otro tanto en salir con la joven, pues no se les permitía abandonar el lugar.

En una primera versión policiaca, cuando los paramédicos llegaron, diagnosticaron que la estudiante tenía un infarto agudo al miocardio y que fue hasta que llegó al hospital, cuando el encargado de Urgencias descubrió que tenía una herida de bala en la axila derecha. Para entonces, ya había muerto.

Tras las diligencias médicas y legales, el cuerpo de Aideé fue trasladado al Instituto de Ciencias Forenses (Incifo), donde se le practicó la necropsia correspondiente.

Alrededor de las 06:30 horas, el cuerpo fue entregado a sus familiares, quienes lo trasladaron al templo mormón Jesucristo de los Santos de los últimos días, en la colonia Xalpa, alcaldía Iztapalapa. Hasta ahí llegaron, con discreción, algunos estudiantes para darle el último adiós a Aideé, antes de que su cuerpo sea llevado a Puebla.

Tras la difusión en algunos medios de imágenes en las que se observa a la joven tirada en el piso del salón mientras recibe atención de los paramédicos, la Comisión de Derechos Humanos local (CDHDF) pidió en su cuenta de Twitter cuidar las imágenes que difunden para no revictimizar a la alumna y para guardar respeto a sus familiares.

Exigen renuncia de autoridades del CCH  

Esta mañana en la asamblea matutina que realizaron afuera del CCH Oriente, varios alumnos exigieron la destitución del director del plantel, Víctor Efraín Peralta Terrazas, y la del director general de los CCH, Benjamín Barajas Sánchez, debido a sus “nulas acciones” contra la violencia en los planteles y sus alrededores.

Y es que, con Aideé, ya suman tres estudiantes de ese plantel asesinadas en los últimos seis meses. Antes fueron Jenifer Sánchez y Miranda Mendoza, quienes salieron de la escuela y, días después, sus cuerpos fueron hallados en la calle.

En la asamblea, los alumnos convocaron a estudiantes de todos los planteles y facultades de la UNAM a otra asamblea programada a las 17:00 horas para plantear las acciones en respuesta al asesinato de su compañera.

Entre los asistentes, los alumnos no podían creer la muerte de su compañera, ya que era “una chica muy tranquila y que no tenía problemas con nadie”.

Una joven identificada como Medina, contó: “Ayer cuando supe los rumores de una chica herida en el CCH nunca pensé que se tratara de ella. Cuando lo supe, entré a su Facebook y vi su foto. Mi mirada se enfocó en su cara. Empecé a llorar (…) Yo la acompañé a su salón, traía la misma ropa que en la foto donde está tirada en el piso”.

Rodrigo, de sexto semestre, se atribuyó las pancartas pegadas ayer al interior del plantel con la leyenda “El día se acerca, no podrán ocultar la verdad”. Él mismo descartó que estuvieran relacionadas con el asesinato de la joven. Explicó que se trataba de una estrategia para organizar una reunión y llamar a la comunidad a organizarse ante la situación que vive la sociedad en general.

Graue exige justicia, paz y libertad

El rector Enrique Graue emitió un mensaje grabado en el que lamentó la muerte de Aideé y rechazó la violencia en todas sus formas. “Es inadmisible, no respeta edades y atenta ya contra nuestros estudiantes y los jóvenes de México”.

Aseguró que “desde todos los rincones de la Universidad exigimos justicia para ella y paz y libertad para todos los jóvenes de nuestro país”. Luego, invitó a los estudiantes a comportarse “con civilidad y de manera universitaria”.

Graue Wiechers reiteró su “convicción en que los procedimientos para la impartición de justicia se llevarán a cabo con estricto apego a la legalidad y veracidad de los hechos” y aseguró que hay colaboración estrecha con las autoridades de la Ciudad de México para el esclarecimiento “convincente” del trágico acontecimiento. “Aideé y su familia lo exigen y la Universidad de la Nación así lo demanda”, remató.

 UNAM debe pedir más seguridad: Sheinbaum

En tanto, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, aclaró que, para reforzar la vigilancia en los planteles universitarios, es la propia UNAM la que debe solicitarlo al gobierno de la ciudad.

La UNAM nos lo tiene que pedir. Nosotros respetamos mucho su autonomía y ellos van a decidir bajo qué circunstancias. Por lo pronto, vamos a apoyar a la familia y encontrar la razón de esta situación y hacer justicia”, dijo en conferencia.

Agregó que su gestión seguirá en colaboración con la Universidad “en todo lo que requieran”. Egresada de la máxima casa de estudios, añadió: “Somos universitarios, pero además nos duele esto que pasa adentro de las instalaciones de la UNAM y vamos a hacer lo que esté a nuestro alcance para ayudar a las autoridades y a los estudiantes”.

La funcionaria recordó que su gobierno ha reforzado lugares cerca de escuelas a través del programa Sendero Seguro.

En tanto, la procuradora Ernestina Godoy, no descartó que se pudiera aplicar el programa “Mochila Segura”, que implica la revisión de las cosas de los estudiantes al entrar a los planteles. No obstante, aclaró que la decisión la deben tomar las autoridades universitarias.

Comentarios