PGJ-CDMX revela que pruebas de rodizonato a compañeros de Aideé salieron negativas

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La primera hipótesis que manejó la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ-CDMX) sobre el asesinato de Aideé Mendoza, respecto a que alguien de su salón del CCH Oriente de la UNAM le disparó la tarde del lunes pasado, se complica.

Las pruebas de rodizonato de sodio que los peritos realizaron a los 10 alumnos y al profesor que estaban con ella en el aula P, para saber si alguien disparó un arma de fuego o si estuvo en contacto con ella, resultaron negativas, según la procuradora Ernestina Godoy.

Ayer por la mañana, declaró en entrevistas que, hasta ese momento, la principal línea de investigación del crimen “era interno”, es decir, que el proyectil fue disparado “entre los jóvenes que estaban ahí”.

También comentó que, en una primera revisión, los peritos no hallaron pruebas de ventanas perforadas o rotas por donde pudo entrar el proyectil, en caso de haber sido disparado desde afuera del salón. No obstante, aclaró que este miércoles los especialistas realizarían otra revisión al aula y sus alrededores para confirmarlo.

Sin embargo, por la tarde, Godoy Ramos ofreció datos que dieron un vuelco a esa hipótesis.

Aseguró que, además de los resultados de las pruebas de balística que descartaron que alguien le disparó desde adentro del aula, los estudiantes y el profesor coincidieron en que antes de que Aideé se quejara de un intenso dolor en su costado y se desvaneciera, escucharon una detonación “muy tenue”, como cuando se quita el corcho a una botella.

Entonces, comentó que no se podía descartar que la bala fue disparada desde fuera del aula, pero dentro de las instalaciones del CCH Oriente.

Sobre los resultados de la necropsia al cadáver de la estudiante de sexto semestre, la Procuraduría encontró que el proyectil quedó alojado en el cuerpo y es de calibre 22. Su trayectoria: entró por la espalda y el costado derecho de la joven, perforó su costilla y se alojó en el abdomen.

La procuradora Ernestina Godoy reiteró que el asesinato de Aideé se investiga bajo el protocolo de feminicidio, por lo que se indagan sus lazos familiares, de amistad, así como otros elementos que expliquen el contexto en el que se desarrollaba.

Testimonios recogidos por el portal de noticias Animal Político aseguran que Aideé era originaria de la localidad de Tempexquixtla, comunidad indígena en el municipio de Huatlatlauca, Puebla. Vivía con sus hermanos y su padre en Iztapalapa. Tenía buenas calificaciones y quería estudiar la licenciatura en Ciencias Forenses en la UNAM.

De acuerdo con una de sus amigas, dice el texto mencionado, la joven de 18 años “era una estudiante ‘tranquila y aplicada, a la que no le gustaba llamar la atención ni meterse en problemas’. La consideraban una chica hogareña, y no le conocían algún novio. Recordó que la atención de ella, como de otros compañeros, estaba puesta en la graduación”.

Por peritajes, suspenden clases mañana en el CCH Oriente

La tarde de este miércoles, la dirección del CCH Oriente informó que, debido a que continúan los peritajes de la PGJ-CDMX para esclarecer las causas del fallecimiento de la alumna Aideé Mendoza, se suspenden las clases este jueves 2 de mayo.

En un aviso publicado en su página de internet, agregó que “una vez concluidas las investigaciones periciales se reanudarán las actividades”, por lo que pidió a la comunidad universitaria “estar atentos a los comunicados oficiales”.

Comentarios