“El Max” es recluido en el penal de Atlacholoaya

CUERNAVACA, Mor. (apro).- Un juez de control dictó prisión preventiva, por los presuntos delitos de homicidio calificado y homicidio calificado en grado de tentativa, contra Maximiliano Hernández, el presunto autor material de la balacera registrada el miércoles en el centro de esta ciudad, en el que dos personas resultaron muertas y dos más heridas.

En la audiencia de imputación de delitos, la Fiscalía General del Estado aportó las pruebas necesarias para solicitar al jugador mantener al indiciado en prisión preventiva, como medida cautelar.

Luego de valorar las constancias, el juez accedió y ordenó recluir a “El Max” en el penal de Atlacholoaya.

También fijó la audiencia de vinculación a proceso para el próximo miércoles 15 de mayo.

En esta etapa del proceso, la fiscalía presentará los elementos probatorios para iniciarle un juicio al imputado por el asesinato de Jesús García Rodríguez, dirigente de la sección 15 de la CTM, y de Roberto Castrejón Calderón, líder de comerciantes ambulantes del Centro de Cuernavaca, así como también por las lesiones provocadas a René Pérez y otro comerciante.

En caso de proceder la vinculación a proceso, el juez otorgará un plazo de tres a cuatro meses a la fiscalía para que lleve a cabo la investigación complementaria y, posteriormente, se lleven a cabo las audiencias de desahogo de pruebas hasta alcanzar las conclusiones y la posible sentencia.

Por la mañana, la FGE emitió un comunicado en el que se refiere a una serie de publicaciones en distintos portales, en las que se especulaba sobre la posible liberación de “El Max”, gracias a un amparo que tramitó su defensa.

De entrada, la dependencia descartó que ello vaya a suceder y aclaró que “la Fiscalía ha respetado en todo momento los lineamientos establecidos por la propia Ley, ajustando su actuar en la observancia de las 48 horas contempladas en el marco normativo, omitiendo todo acto que violente los derechos humanos de Maximiliano ‘N’”.

Además, precisó que el amparo está orientado a que no se ejerzan en contra del promovente por parte de ninguna autoridad, como tortura, vejación, incomunicación o cualquiera otro que atente contra sus derechos y garantías de Maximiliano.

Comentarios