Acusan a la empresa creadora de Pegasus de aprovechar una falla en WhatsApp para espiar

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Una de las herramientas de software espía de la firma israelí NSO Group fue utilizada para ingresar a teléfonos celulares por medio de una falla de seguridad en la aplicación telefónica WhatsApp, reportó la noche del lunes la edición digital de The New York Times.

Esta empresa está acusada de proveer herramientas tecnológicas para espiar a activistas de derechos humanos como es el caso del programa Pegasus.

De acuerdo con el NYT, investigadores de seguridad dijeron que habían encontrado el llamado “spyware”, diseñado para aprovechar la falla de WhatsApp, que tiene las características de la tecnología de la compañía NSO.

La vulnerabilidad fue consignada en Facebook, empresa propietaria de WhatsApp, y ya fue corregida. Se pidió a los usuarios de la aplicación en iPhone y Android actualizar a la última versión.

Se alertó a los usuarios a protegerse “contra posibles ataques dirigidos diseñados para comprometer la información almacenada en dispositivos móviles”, señaló el rotativo estadunidense.

Los ciberatacantes podrían aprovechar la vulnerabilidad para insertar códigos maliciosos y robar datos de teléfonos Android o iPhone simplemente realizando una llamada de WhatsApp, incluso si la víctima no contestó la llamada, detalló el NYT.

Cuando los ingenieros de WhatsApp examinaron la vulnerabilidad, concluyeron que era similar a otras herramientas del Grupo NSO, debido a su huella digital, indicó.

La primera información sobre el caso fue reportada por el diario británico The Financial Times.

El rotativo británico cita como fuente a un abogado en Londres que ha ayudado a un grupo de periodistas mexicanos y activistas de otros países a demandar a NSO en Israel, alegando que esa firma comparte la responsabilidad en casos de abusos que cometan sus clientes.

El defensor, quien pidió el anonimato, sospecha que su teléfono fue infectado por el software espía y reportó su caso a Citizen Lab, una iniciativa de la Universidad de Toronto que ha ayudado a descubrir el uso de productos del Grupo NSO en ataques contra periodistas y disidentes.

El NYT relata que hace diez días, mientras Citizen Lab estaba investigando el incidente, los ingenieros de WhatsApp descubrieron una actividad anormal de llamadas de voz en sus sistemas, según un empleado que trabaja en esa app y que está familiarizado con la investigación, y quien también pidió mantenerse en el anonimato.

Asimismo, WhatsApp dijo que había alertado al Departamento de Justicia sobre el ataque.

El Grupo NSO dijo en una declaración que su software espía estaba estrictamente autorizado a las agencias gubernamentales y que investigaría cualquier “acusación creíble de uso indebido”.

Aunque la firma israelí ha afirmado tener un comité de ética interno que decide si vender o no a los países según sus registros de derechos humanos, el software espía “ha sido descubierto por gobiernos con cuestionables registros de derechos humanos como los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y México”, destacó el diario estadunidense.

La firma NSO, añadió, ha estado en una campaña de relaciones públicas en los últimos meses para mostrar su valor para la aplicación de la ley, y ha citado varios ejemplos de su uso de programas espía, dice, para capturar a los capos de la droga y detener los ataques terroristas.

WhatsApp es utilizada por unas mil 500 millones de personas en el mundo.

Comentarios