Banco Mundial recorta perspectiva de crecimiento para la economía mexicana a 1.7%

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Banco Mundial (BM) recortó la perspectiva de crecimiento para la economía mexicana a 1.7%, desde el 2.1% previsto en enero pasado.

De acuerdo con el organismo internacional, la economía del país se encuentra en una fase de desaceleración, además de la incertidumbre política y la debilidad de la inversión en el sector energético.

Sin embargo, el reporte titulado “Perspectivas Económicas Mundiales: Más tensiones, menos inversiones”, destaca que el crecimiento de México se acelerará moderadamente hasta alcanzar 2%, al tiempo que se disipa la incertidumbre en materia de políticas.

Aunque sostiene que la baja de la calificación de Petróleos Mexicanos (Pemex) dejó inquietudes sobre cuánto puede apoyar el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para evitar otra reducción en la calificación y afectaciones a las notas soberanas.

“Se espera que América Latina y el Caribe crezca un moderado 1.7 % en 2019, lo que refleja las difíciles condiciones que imperan en varias de las economías de la región… Tanto Chile como México experimentan una desaceleración, y la economía argentina sigue contrayéndose. No obstante, datos recientes indican una sólida expansión económica en Colombia”, según el reporte.

En 2020, agrega, el crecimiento de México se acelerará moderadamente hasta alcanzar 2%, al tiempo que se disipa la incertidumbre en materia de políticas.

Los riesgos para las perspectivas de la región de América Latina se traducen predominantemente en una tendencia a la baja y provienen tanto de fuentes externas como internas.

“Una nueva escalada de restricciones comerciales entre las principales economías podría incidir en las exportaciones y la inversión. La desaceleración económica de Estados Unidos podría ser más marcada de lo esperado”, explica.

De acuerdo con las proyecciones, el crecimiento regional aumentará a 2.5% en 2020, impulsado por un repunte de las inversiones fijas tras un extenso período de decaimiento. En 2020 y 2021, el crecimiento de las exportaciones netas se reducirá ligeramente, al tiempo que se debilitará la demanda externa y se fortalecerá la demanda de importaciones.

Asimismo, los precios de los productos básicos, tras experimentar un período de volatilidad, se mantendrán estables, con lo que contribuirán a generar un camino de crecimiento más firme para la región.

El BM destacó que el endeudamiento público ha aumentado considerablemente en las economías emergentes y en desarrollo, debido a que las reducciones de los coeficientes de deuda pública logradas con tanta dificultad antes de la crisis financiera se han revertido en gran medida.

“Las economías emergentes y en desarrollo deben lograr un cuidadoso equilibrio entre contraer deuda para promover el crecimiento y evitar los riesgos relacionados con el sobreendeudamiento”, advirtió.

Por otra parte, señaló que las depreciaciones monetarias abruptas son más comunes en las economías emergentes y en desarrollo que en las avanzadas, y a menudo los bancos centrales tienen que responder a estas fluctuaciones para mantener la estabilidad de los precios.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios