Moody’s degrada la perspectiva de la CFE de “estable a “negativa”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— No sólo Petróleos Mexicanos (Pemex) fue impactado por la degradación de sus notas crediticias por parte de agencias calificadoras; la Comisión Federal de Electricidad (CFE) también fue afectada.

Este jueves la agencia calificadora Moody’s Investors Service cambió la perspectiva de la compañía eléctrica a “Negativa” desde “Estable”; no obstante, la calificación de “Baa1” se mantiene.

De acuerdo con la agencia, la afirmación de la calificación de “Baa1” de CFE refleja la aplicación del análisis de incumplimiento conjunto de Moody’s para emisores relacionados con el gobierno, el cual toma en consideración cuatro factores:

En primer lugar, una evaluación del riesgo crediticio base de “baa1” como medición de la calidad crediticia intrínseca de CFE; acompañada de la calificación de “A3” del gobierno mexicano como proveedor de apoyo de CFE.

Además toma en cuenta la evaluación de un apoyo implícito muy fuerte por parte del gobierno en caso de una situación de estrés financiero y una muy alta dependencia de incumplimiento entre CFE y el gobierno mexicano.

“Aunque el gobierno de México no garantiza las obligaciones de deuda de CFE, Moody’s considera que existe una gran probabilidad de apoyo del gobierno dada la condición de la compañía como entidad 100% propiedad del gobierno, y su importancia estratégica para la economía del país en general. Nuestra evaluación de una muy alta dependencia de incumplimiento refleja nuestra opinión que CFE comparte varios factores de riesgo en común con el gobierno”, explicó Moody’s.

CFE es la principal compañía de servicio público de energía en México y una de las compañías de servicios públicos más grande de América Latina con una capacidad de generación instalada de 55.3 Giga Watts (GW) considerando la capacidad de productores independientes de energía (13.2 GW).

La Comisión Federal de Electricidad cuenta con 108 mil kilómetros de líneas de transmisión (alta y media tensión) y más de 838 mil kilómetros de redes y líneas de distribución (baja tensión). En 2018 la empresa generó casi 250 TeraWatts/hora para dar el suministro de energía eléctrica a 43.4 millones de usuarios.

La firma explicó que, aunque por el momento no es factible un alza de la calificación en el corto plazo, el cambio de la perspectiva a estable resultaría de la estabilización de la calificación del gobierno de México.

La calificación pudiera tener presión a la baja si la calificación soberana bajara o si se esperara que el apoyo implícito del gobierno disminuyera.

Asimismo, la calificación también podría bajar si CFE registra un mayor apalancamiento o incapacidad de generar flujos de efectivo suficientes que resulten en un deterioro de sus indicadores crediticios.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios