“Rentas congeladas”: Teatro congelado en el tiempo

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La gente exige al gobierno sus derechos con mucha facilidad, y no siempre quiere cumplir las obligaciones que vienen con ellos.

Rentas congeladas es una obra escrita en 1960 por uno de nuestros clásicos, Sergio Magaña, y tiene música de, ni más ni menos, Cri-Cri (Francisco Gabilondo Soler. Ahora, más fresca que nunca, el dramaturgo Luis Mario Moncada le da una manita de gato y así acaba de insertarla como pieza de rompecabezas en la época actual.

El nuevo regente de la ciudad está en un dilema: mantener las rentas congeladas por tantos años o “liberar” los precios. Lo que sabe es que los dueños y los inquilinos tienen intereses distintos: mientras que los primeros quieren subir el alquiler, los segundos perderían sus hogares. Sin embargo, la cosa se complica cuando, por azares del destino, el regente cae en los barrios bajos y escucha más versiones. Ahí descubrirá que no todo es blanco y negro, y que su decisión tendrá que ser más bien salomónica.

El trabajal de coordinar y dirigir a tal cantidad de gente en escena está a cargo de Mario Espinosa, quien logra dar foco a la escena principal sin descuidar en ningún momento las acciones secundarias que suceden simultáneamente.

Con un divertido tono fársico, la cuadrilla de actores incluye desde las caras más conocidas hasta talentos nuevos. Todos se integran perfectamente para dar vida a un sinfín de personajes. El cuerpo actoral está compuesto por César Enríquez, Javier Rojas, Elsy Jiménez, José Juan Sánchez, Alejandro Toledo, Karen Daneida, Sabina Cobos, Luis Javier Morales, Francisco José Gómez Covián, María José Guerrero, Sofía Gabriel Rodríguez, Javier Oliván, Elías Toscano, Ulises de la Cruz, Yoalli Michelle Covarrubias, Ana Corti. Pero sin duda las cerezas del pastel son Berenice Mastretta –quien interpreta a Brunilda, llena de vida y compleja– y el reconocido David Hevia –haciendo a un burgués ¡brillante! que llena todo el escenario.

Se trata de un musical, pero en realidad las intervenciones cantadas son pocas, y muy atinadas. La calidad y originalidad de las canciones, aunado a las bellísimas voces de los intérpretes, las hacen de los más disfrutable. En ningún momento abruma a aquellos que no disfrutan del género.

El montaje cuenta con cuatro músicos en vivo –orquestación y música original a cargo de Eduardo Piastro– que acompaña a los actores mientras interpretan las letras de CriCri.

La escenografía, a cargo de Gloria Carrasco, es práctica e imaginativa, y corresponde al tono de la dirección. Además ayuda a la distribución del gran elenco y contribuye a un movimiento escénico amable.

Aunque las escenas se alargan innecesariamente y la obra pierde fuerza, sigue siendo un texto vigente y fundamental para entender que para conseguir un cambio real, todos tenemos que poner de nuestra parte. Y se agradece que se aborde retomando un texto nacional.

Este es el último fin de semana de la temporada de Rentas congeladas. Jueves y viernes a las 20:00 horas, sábado a las 19:00 horas y domingo a las 17:00 horas. Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque (Paseo de la Reforma s/n), CDMX (Metro Auditorio).

Comentarios