En su centenario, la OIT urge a frenar acoso y violencia sexual en el mundo laboral  

GINEBRA (apro).- El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) Guy Ryder llamó a la comunidad internacional a frenar el acoso y violencia sexual en el mundo del trabajo, en el que persiste desigualdad de género así como una profunda brecha en la remuneración entre hombres y mujeres.

“Esta conferencia puede poner fin a la violencia y al acoso, e intentar hacer algo contra los abusos que se producen constantemente en el trabajo y esto lo tenemos que hacer”, dijo Ryder al inaugurar los trabajos de la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) en la que se celebra el centenario de la organización con un telón de fondo de al menos 192 millones de personas desempleadas en el mundo y con mil 400 millones de trabajadores con un empleo informal.

“Si lo hacemos estaremos dando un paso más en el recorrido histórico”, remarcó Ryder frente a ministros de Estado, además de miles de delegados representantes de gobiernos, empleados y empleadores.

En la CIT que tendrá lugar del 10 al 21 de junio se han puesto dos textos sobre la mesa, una Recomendación y un Convenio con el fin de proteger a las y los trabajadores de la violencia y el acoso sexual en el trabajo.

“A la luz del progreso realizado anteriormente y a la luz de la importancia del tema, estoy muy seguro de que la conferencia adoptará una Convención y una Recomendación”, dijo Ryder en una rueda de prensa en Ginebra previa a los trabajos de la CIT.

“Espero, continuó Ryder, que los textos sean la base de una actividad intensificada en la OIT, pero también a nivel de estados miembros para combatir lo que sigue siendo un problema muy frecuente en el trabajo, las cuestiones de violencia y de hostigamiento”, afirmó.

Los empleadores dicen que las definiciones propuestas de violencia y acoso son “demasiado vagas”, admitió Ryder. “Y hay un gran debate sobre si los LGBTI deberían ser incluidos de manera específica y explícita”, adelantó.

Desde hace un año y a raíz de que el movimiento #MeToo acaparó la atención mundial, se negocian sendos textos en donde uno de los puntos sensibles es si se debe incluir un apartado especial a la vulnerabilidad que presentan las personas LGBTI con respecto a la violencia y al acoso en el mundo laboral, a lo que se oponen especialmente el grupo africano y medio oriente.

Según Ryder el grupo de empleadores de la OIT se comprometió a ayudar a erradicar comportamientos inaceptables en el lugar de trabajo, sin embargo, dicho grupo ha señalado que el borrador es “masivamente ambiguo” y señaló que parte de su reclamo es que los empleadores también deberían estar protegidos de comportamientos violentos o amenazadores.

La Conferencia Internacional del Trabajo dedicada al centenario de la OIT contará con la presencia de más de 40 mandatarios y primeros ministros entre los que destacan la canciller alemana Angela Merkel, el presidente de Francia Emmanuel Macron y el primer ministro ruso Dmitri Medvedev.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), nacida luego de la Primera Guerra Mundial en 1919, es la única creación del Tratado de Versalles que aún sobrevive, y a pesar de su edad se mantiene a la vanguardia de los tiempos discutiendo temas como acoso, la era digital, cambio climático y la inteligencia artificial en el trabajo.

Un convenio sobre acoso y violencia en el trabajo sería sin duda uno de los avatares de la cita en vista de que podría llegar a ser un instrumento vinculante y en el caso de que se acuerde una recomendación, el texto sería una guía para que los estados lo incluyan en sus legislaciones de manera voluntaria.

En las próximas dos semanas, las negociaciones entrarán en su etapa más intensa sobre el polémico tema.

“Por primera vez se intentará establecer medidas mínimas de prevención y protección en casos de violencia y acoso en el trabajo. Ninguna otra organización se ha ocupado de esto en el pasado”, afirmó Manuela Tomei, directora del departamento de Condiciones de Trabajo e Igualdad de la OIT y una de las impulsoras de la iniciativa.

En declaraciones a la prensa precisó que se discutirá desde la definición de violencia en el trabajo, hasta las deficiencias existentes para prevenir, proteger y sancionar acoso sexual, acoso psicológico, bulling, ciberbulling, entre otros.

Desde hace varios años la OIT ha venido discutiendo sobre los diferentes tipos de violencia en el trabajo, incluyendo el acoso sexual, y en los próximos días durante la Conferencia Internacional del Trabajo los países abordarán el primer bosquejo de lo que podría ser el primer instrumento internacional contra la violencia laboral.

“Lo que proponemos es una norma internacional que no sólo se refiere al acoso sexual, sino que va más allá y abarca a hombres y mujeres”, remarcó Tomei.

Para Tomei, el movimiento #MeToo ha sido un parteaguas para las discusiones del tema en el seno de la OIT y a pesar de que cada día ocupa titulares en la prensa, sigue habiendo países que muestran sus reservas a la posible adopción de una Convención que sería legalmente vinculante.

“Este será el punto de partida”, manifestó la experta.

 

Comentarios