Director del IMSS descarta que el cierre de 300 unidades médicas afecte a población vulnerable

Zoé Robledo. director del IMSS. Foto: Germán Canseco Zoé Robledo. director del IMSS. Foto: Germán Canseco

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El cierre de poco más de 300 Unidades Médicas Urbanas (UMU) no afectará la atención médica a las personas de escasos recursos, pues éstos cuentan con el Seguro Popular, aseguró el titular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo.

En declaraciones a la prensa después de acudir a una reunión de trabajo con el presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, el funcionario comentó también que alrededor de 700 médicos y enfermeras –que no eran trabajadores de IMSS Bienestar – dejaron de prestar sus servicios por honorarios porque el Programa Prospera llegó a su fin.

Sin embargo, aclaró que dicho personal médico tendrá la oportunidad de integrarse a las Unidades Médicas Rurales (UMR) de IMSS Bienestar que ofrecen servicio en las zonas más vulnerables del país.

Robledo agregó que estaban contratados por honorarios, y muchos de esos contratos ya estaban por vencerse.

Además, indicó que en aquellos lugares en donde no haya acceso a servicios de salud en por lo menos 30 minutos a la redonda, las UMU en zonas urbanas seguirán operando, pues es prioridad del gobierno brindar servicios de salud a todas las personas, sean o no derechohabientes.

Comentarios

Load More