PGJ-CDMX desconoce paradero de sacerdote implicado en asesinato de Leonardo Avendaño

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— Hasta el momento, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX) no ha podido dar con el paradero del sacerdote Francisco Javier Bautista, párroco del templo de Cristo Salvador y presunto involucrado en el asesinato del joven estudiante Hugo Leonardo Avendaño.

La procuradora de justicia capitalina, Ernestina Godoy, sostiene que una de las principales líneas de investigación es que el probable responsable de este crimen es muy cercano a la feligresía de ese templo, por lo cual ya investiga a miembros de esa comunidad parroquial, entre ellos al padre Bautista.

Por su lado, Omar Sotelo, director del Centro Católico Multimedial (CCM), institución eclesiástica que investiga sobre asesinatos y actos de violencia cometidos contra sacerdotes y laicos católicos, señala que tampoco ha podido localizar al sacerdote.

“El párroco está ilocalizable. Lo hemos estado buscando, pero no hemos podido dar con él”, dice Sotelo, en entrevista para Apro.

Señala que el CCM ha recogido testimonios de varios feligreses de la parroquia de Cristo Salvador –ubicada en la calle Alfredo B. Bonfil, de la Colonia Miguel Hidalgo Tercera Sección— a fin de informar sobre el asesinato.

“Hemos recogido varios testimonios directos, incluso de gente que conoció y llegó a tratar al estudiante Avendaño, quien fue acólito de esa parroquia”, refiere.

–¿Y en esos testimonios no han encontrado indicios de que el joven haya tenido problemas con el padre Bautista?

–No, ningún indicio. La gente nos comenta que el joven Avendaño llegó incluso a vivir en la parroquia, antes de irse a estudiar a la Universidad Intercontinental. Pero todo dentro de la normalidad.

Aclara Sotelo que el estudiante jamás fue seminarista, ni tampoco diácono, como se ha venido señalando en algunos medios: “Sobre el caso se ha publicado información falsa y muy contaminada”, dice.

Y concluye:

“Esperemos que el padre Bautista se presente a declarar, a fin de que se aclare este asesinato y no quede en la impunidad, como muchos otros crímenes”.

Hugo Leonardo Avendaño recién había concluido una maestría en la Universidad Intercontinental. Su familia dejó de saber de él el 11 de junio. Al día siguiente se encontró su cadáver, envuelto en cobijas y dentro de su vehículo, en las inmediaciones de Camino a la Marina, en la colonia Héroes, en Tlalpan.

Comentarios