Carlos Urzúa tenía diferencias con Alfonso Romo y Germán Martínez, reconoce López Obrador

"Tenemos concepciones distintas y siempre cuestionamos la política neoliberal", dijo AMLO respecto de sus diferencias con Carlos Urzúa. Foto: Germán Canseco "Tenemos concepciones distintas y siempre cuestionamos la política neoliberal", dijo AMLO respecto de sus diferencias con Carlos Urzúa. Foto: Germán Canseco

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Al abordar el tema de la renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que podría haber más cambios en el gabinete y que no detendrá su proyecto de transformación.

 “No hay nada extraño ni para rasgarse las vestiduras, esto es así, los cambios van”, subrayó Lopez Obrador.

Indicó que antes de que termine el año estarán sentadas las bases para la transformación.

“Vamos de prisa y no nos vamos a detener. Es mejor entender el contexto, las circunstancias de los cambios. Puede haber otras renuncias”, reconoció el jefe del ejecutivo.

En una larga explicación, López obrador reconoció las diferencias que tuvo con Urzúa, pero también de este último con German Martínez y Alfonso Romo.

Dijo que es mejor que se sepan las cosas y no esconderlas como antes donde las renuncias se daban “por razones de salud”.

Al ser cuestionado del contenido de la carta de Urzúa que habla de “diferencias” al interior del gabinete, López Obrador reconoció que las diferencias fueron con él y también otros miembros de su equipo.

“Yo tuve diferencias con él, aquí no se oculta nada. No decimos que fue por razones de salud, tuvimos discrepancias en el plan de desarrollo, hubo dos y la que quedó fue la que autorice e hice.  Era una concepción neoliberal y había que marcar las diferencias”, precisó el primer mandatario.

En cuanto a las diferencias de Urzúa con Romo indicó que fue sobre la Banca de desarrollo. En este sentido dijo que antes dicha Banca se usaba para ayudar a amigos y familiares como en el gobierno de Felipe Calderón cuando se dio el crédito a Odebrecht, y lo mismo con la compra de la planta de fertilizantes en el gobierno de Enrique Peña Nieto. “Eso no sucederá”, afirmó.

López Obrador rechazó que haya problemas de corrupción o nepotismos como lo mencionó Urzúa en su carta de renuncia.

“Cero tolerancia a la corrupción, imagínense que a estas alturas pierda la autoridad moral, por eso no me han destruido. Podrá ser mi amigo y compañero de muchos años, inclusive un amigo o mi esposa, no voy a permitir la corrupción, sea quien sea. Por eso tengo la conciencia tranquila y puedo salir a decir que en la renuncia de German Martínez el destinatario fue Urzúa”.

Dijo que Urzúa le propuso renunciar el fin de semana para no poner nerviosos los mercados financieros. Pero que él le contestó que “ya”, porque era mejor decirlo pues las finanzas públicas están firmes, sin inflación ni déficit.

Manifestó que los inversionistas están bien informados, “saben que hay seguridad y son inteligentes” y por eso hay inversión extranjera en el país.

En este contexto indicó que el peso es la moneda que más se ha fortalecido en este año en comparación con el dólar, en todo el mundo, y criticó a los medios que insisten en atacarlo sin reconocer, por ejemplo, que el peso mexicano está fuerte en los mercados.

Durante más de una hora, el presidente abordó el tema de los cambios en el gabinete y señaló que en un gobierno democrático siempre existen diferencias y discrepancias.

Consideró que si se tratara de gobiernos conservadores la vida sería muy plana, nunca sucederían cosas.

“Así es la historia política de México en las transformaciones, incluso con violencia. Nosotros la estamos haciendo de manera pacífica, sin violencia, pero eso no significa que haya discrepancias. Hay ajustes”, reiteró.

El mandatario argumentó que la gente votó para que se modificara la política económica que resultó un fracaso y generó más pobreza. En este sentido indicó que su propuesta es por un proceso de transformación pacífica, de una ruptura, no de un cambio de gobierno, sino de régimen.

“Eso genera incluso enfrentamientos en el mismo grupo de gobierno. Lo importante es que siga el cambio porque ya estado echado a andar. No se va a mover en nada la forma de hacer política y la decisión de acabar con la corrupción y la impunidad. Vamos a atender a todos, a escucharlos, pero la preferencia será atender a los más pobres” dijo al indicar que el nuevo secretario de Hacienda, Arturo Herrera, seguirá esa misma política.

López Obrador pidió que no se sorprendan si hay más cambios y recordó que el presidente Benito Juárez hizo 30 cambios en la Secretaría de Hacienda.

 

 

Comentarios

José Gil Olmos, reportero desde 1998. Colaboró en el periódico El Nacional y en el diario La Jornada. Desde el 2001 es reportero de la revista Proceso. Es autor de Los Brujos del Poder, La Santa Muerte la virgen de los olvidados, Los reporteros mexicanos en la guerra de Chiapas y Batallas de Michoacán.

Load More